Disponen cambiar de lugar de detención al coimputado Diego Aguirre

Aguirre fue dado de alta en el Servicio de Salud mental del Hospital Regional y deberá seguir cumpliendo la medida de coerción en un lugar de detención común, en una Comisaría o en la Alcaldía, por el crimen de Orlando Jurado.

Por el crimen de Orlando Jurado, ocurrido el pasado 10 de febrero, se desarrolló este miércoles la audiencia de incidentes respecto del lugar de detención que viene cumpliendo el coimputado en la causa Diego Aguirre.

El imputado fue dado de alta en el Servicio de Salud Mental del Hospital Regional y fue analizado en la audiencia un informe elaborado por dos profesionales del Cuerpo Médico Forense. El juez aclaró que en la presente audiencia no se discutirá la prisión preventiva que viene cumpliendo Aguirre y que fuera dispuesta hasta el próximo 12 de agosto, sino su lugar de detención, si permanece en Psiquiatría o si puede seguir cumpliendo la medida de coerción en un lugar de detención común. La investigación tiene como coimputado a Mauricio Fleitas.

Presidió la audiencia Alejandro Soñis, juez penal; por el Ministerio público fiscal se hizo presente Ricardo Carreño, funcionario de fiscalía; en tanto que la defensa de Aguirre fue ejercida por Lilian Borquez, defensora pública, en un primer momento ya que el imputado cambió de defensa y su nueva defensora, Lourdes Dramesino, no pudo ser localizada. Asimismo se encontraban presentes en la sala la Lic. en psicología, Mariana Sánchez y la médica forense Magalí Fuscagni.

El funcionario de fiscalía refirió que tomó conocimiento del informe y entendiendo que ya se resolvió la situación de privación de libertad de Aguirre, el mismo deberá seguir cumpliendo la medida de coerción en un lugar de detención común, en una Comisaría o en la Alcaldía.

La psicóloga del Cuerpo Médico Forense se refirió a las dos entrevistas que tuvo con Aguirre una en abril del presente año, cuando solicitaron la intervención del Servicio de Salud Mental, donde había un estado visible de vulnerabilidad. Ya en junio se realizó una segunda entrevista donde "fue visible la mejoría en cuanto a su estado de ánimo, donde se mostró lúcido, orientado en tiempo y espacio". También pudo acceder a su Historia Clínica y su evolución dentro del área de Salud mental, donde transita un trastorno de ansiedad generalizada. Concluyendo que Aguirre está en condiciones de ser externado y que el lugar de detención donde deba estar que no le genere demasiado estrés. Debe seguir acompañado de la medicación que se le suministra y el seguimiento psicológico.

La defensora por su parte sostuvo que desde el pasado 9 de junio no ha tenido tratamiento terapéutico, no ha sido visto por ninguna profesional del Servicio de Salud. Ni la Alcaldía, ni ninguna Comisaría sería el lugar apropiado para tratar las dolencias que las profesionales señalan que tiene. Su tratamiento psicológico con los traslados hacia el Hospital y su medicación que solo en la Alcaldía la suministra un enfermero. Esto se podría solucionar con un arresto domiciliario, pero lo concreto es que la defensora solicitó se mantenga la internación de Aguirre hasta tanto se pueda evaluar la posibilidad de su arresto domiciliario.

Finalmente el juez penal resolvió que sea externado hacia la Comisaría Tercera con un detalle sobre los medicamentos y el tratamiento psicológico que sigue Aguirre. Ello por cuanto no hay posibilidades de seguir alojándolo en el Hospital Regional ya que fue dado de alta en el área de Salud mental. Encomendándole al jefe de la Seccional un especial cuidado de la integridad física de Aguirre y del tratamiento con medicación que debe cumplir.

El hecho a investigar acontece el pasado 10 de febrero, siendo las 23:15 aproximadamente, Mauricio Fleitas, Diego Aguirre junto a dos personas más, aun no identificadas, se hacen presentes en el domicilio de la víctima sobre calle Colonos Vascos y Cayelli. Aguirre que conducía un automóvil VW Bora, color gris, se baja y marca la casa de la víctima. Mientras que Fleitas y uno de sus acompañantes, aún no identificado, ingresan a la propiedad por los techos. Estos últimos forcejean con Jurado en la puerta de su domicilio, la víctima recibe un golpe con un hierro y Fleitas efectúa dos disparos, uno de ellos impacta sobre el cuerpo de la víctima quitándole la vida. Uno de los disparos ingresa por los pulmones provocándole su muerte por shock hipovolémico. Inmediatamente huyen a bordo del automóvil Bora, donde los esperaba Aguirre y otra persona que oficiaba de campana.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico