Dos choques fueron provocados por conductores alcoholizados

El primero ocurrió a las 3 de ayer en la avenida del Libertador, en Kilómetro 3, en el sentido sur-norte. Un Renault Clio conducido por una mujer en estado de ebriedad impactó la parte trasera a otro vehículo de la misma marca. Mientras, a las 8:15 en Rivadavia y Viamonte, un hombre alcoholizado al volante de un Volkswagen Gol impactó contra un Chevrolet Corsa que presta servicios de remis. En ninguno de los dos casos se registraron lesionados.

Dos siniestros registrados durante la madrugada de ayer fueron protagonizados por conductores que manejaban con un grado de alcohol en sangre que excedía el máximo tolerado por la Ley Nacional de Tránsito.
El primero de ellos ocurrió alrededor de las 3 en avenida Libertador General San Martín, denominación que tiene el tramo urbano de la ruta Nacional 3 en el barrio Mosconi. A esa hora, una mujer identificada como Abigail Marochi conducía un Renault Clio -dominio FCN 631- en sentido sur norte e impactó frente al CERET la parte trasera de otro vehículo de la misma marca y modelo, dominio OPJ 605.
No se registraron lesionados y al practicarle el control de alcoholemia a los conductores, se detectó que la joven manejaba con 1,30 gramos de alcohol por litro de sangre -0,5 es el máximo permitido-, por lo que se le secuestró el vehículo y se labró un acta de infracción. Mientras, al segundo conductor también se le secuestró el automotor, pero por falta de seguro.
El segundo accidente ocurrió por la mañana en Rivadavia y Viamonte. Allí un Chevrolet Aveo -dominio LAG 458- que presta servicios para la agencia de remises Aleisa fue impactado por un Volkswagen Gol -patente KBD 654- que conducía Eduardo Avila, quien estaba en estado de ebriedad, de acuerdo al test de alcoholemia que le practicaron en el lugar, informaron fuentes de Tránsito.
Por precaución se pidió la intervención de una ambulancia, ya que la pasajera del remis sufrió un traumatismo en una de sus piernas, pero se confirmó que eran golpes leves.
A CONTRAMANO
Durante la madrugada también se interceptó una Toyota Rav, luego de que ocasionales testigos denunciaron que su conductor, un hombre de unos 50 años, conducía a contramano por la avenida Hipólito Yrigoyen al 2.200.
El incidente ocurrió alrededor de las 4, y el involucrado se negó a practicarse el control de alcoholemia. Sin embargo, al ser examinado por un médico se comprobó su intoxicación, lo que era evidente ya que incluso "no podía hablar", según señalaron testigos.
Se le labró un acta y luego el vehículo fue restituido a su dueño, quien se lo habría prestado al conductor que circulaba a contramano, se indicó.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico