Dos crímenes resueltos por los familiares de los asesinos

El crimen del empresario español Roberto Fernández Montes fue descubierto por una de sus hijas, quien vio los videos de las cámaras de seguridad del edificio donde él vivía y descubrió a su cuñado, Santiago Corona, trasladando el cuerpo. El caso hizo recordar el femicidio de Nicole Sessarego Bórquez, una estudiante chilena que en 2014 fue asesinada por Lucas Azcona, quien fue descubierto por su familia luego de que se difundieran imágenes en la televisión.

Dos resonantes crímenes fueron esclarecidos luego de que familiares de los sospechosos los reconocieron al verlos en imágenes de videos de cámaras de seguridad y no dudaron en denunciarlos.
El último caso es el del homicidio del empresario español Roberto Fernández Montes (67), y el antecedente más cercano se registró en 2014 durante la investigación del asesinato de la estudiante chilena Nicole Sessarego Bórquez (21), ambos cometidos en la Capital Federal.
Hace una semana, Natalia Fernández Montes, fue advertida por la pareja de su padre que éste había dejado de comunicarse como lo hacía habitualmente, por lo que realizaron una exposición policial de averiguación de paradero, iniciaron una campaña de búsqueda por redes sociales y junto a su hermana Giselle y el esposo de ésta, Santiago Corona (34), recorrieron calles y hospitales.
Por la noche, cuando se encontraba en el departamento que compartía con su padre en el barrio porteño de Caballito, comenzó a percibir pequeños desarreglos hogareños, como la desaparición de trapos y unas manchitas de sangre, que no le permitieron dormir.
Al otro día, bien temprano, le preguntó al encargado del edificio si sabía algo de su padre y éste le respondió que no, por lo que le pidió si le podía dejar ver las imágenes captadas por las cámaras de seguridad de la propiedad.
Junto a su novio comenzó a revisar los videos, hasta que una imagen les impactó: vieron cómo dos hombres arrastraban un cuerpo envuelto en un cubrecamas ensangrentado y uno de ellos era nada menos que su cuñado Santiago.
Su hermana se encontraba con su esposo y sus dos pequeños hijos cuando Natalia, con instrucciones del juez Hernán Martín López, le avisó por teléfono la novedad y le pidió que sin decirle nada a él lo llevara urgente a la comisaría. Cuando llegaron, la mujer se bajó sola porque su marido insistió con estacionar el auto y durante los minutos que lo esperó dentro de la seccional comenzó a tomar real conciencia de que su esposo era el asesino de su padre y que por eso quedaba preso.
El cuerpo del empresario fue encontrado calcinado dentro de un vehículo en Cañuelas. Por el momento, Corona se encuentra detenido junto a César Ricardo Arce López (un mecánico) y un tercer implicado se encuentra prófugo.

EL PADRE ENTREGO A SU HIJO QUE FUE CONDENADO
En 2014, otras imágenes de cámaras de seguridad, esta vez difundida por la televisión, generaron una situación similar, pero esta vez fue un padre quien entregó a su hijo por un asesinato que conmovía no sólo a Argentina sino también a Chile.
En julio de ese año, la estudiante Sessarego Bórquez disfrutaba de sus últimos días en Buenos Aires adonde había venido para realizar cursos de comunicación social en la Universidad de Buenos Aires (UBA).
A las 7, del 15 de ese mes, Nicole volvía de un boliche al que había concurrido con amigos y cuando llegó al edificio del barrio porteño de Almagro donde residía fue atacada a puñaladas por un joven. Su cadáver, con las llaves en la mano, quedó tendido en el hall.
Las cámaras de seguridad de la ciudad de Buenos Aires, comercios y la red de subterráneos permitieron a los investigadores reconstruir gran parte de recorrido que había hecho la chica y les llamó la atención un joven que hizo un periplo similar.
Pasaban los días y los detectives de la división Homicidios de la Policía Federal no lograban identificar a ese sospechoso, hasta que el juez de instrucción Luis Zelaya ordenó difundir fotografías digitalizadas de los videos.
La joven Milagros Azcona miraba televisión en su casa del Gran Buenos Aires cuando quedó sorprendida. Inmediatamente y entre llantos despertó a su padre Roberto y le dijo: "El del video es Lucas", su hermano de 24 años.
El hombre vio las imágenes y no dudó."Por la forma de caminar de la persona del video era mi hijo, porque era inconfundible" declaró luego en el juicio oral por el caso.
Esperó que su hijo llegara a la casa y cuando se encontraban solos le preguntó si él era el sospechoso que aparecía en todos los canales de televisión y Lucas con la cabeza gacha y llorando, lo abrazó.
"Esperaba que me dijera que no era él, pero nunca lo dijo", manifestó entre lágrimas el hombre ante los jueces, y agregó que poco más tarde su hija Milagros le manifestó: "Papi, (Lucas) me dijo que el del video es él".
Horas más tarde, Roberto Azcona, quien aseguró que amaba "con toda el alma" a su hijo, lo llevó a la comisaría de la localidad bonaerense de San Francisco Solano, donde vivían, y lo entregó.
Lucas Azcona fue condenado el año pasado a prisión perpetua por el femicidio y le dijo a su hermana "quedate tranquila que esto es lo mejor que pudo haber hecho papá".

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico