Dos hijos de policías y un civil deberán pagar $10.000 por destruir un auto

La víctima es encargada de un local bailable en Playa Unión y en diciembre último mantuvo un incidente con los tres imputados, quienes le rompieron los cristales de su vehículo luego de que los echara del lugar. No obstante, acordó con los acusados la suma de dinero y un juez convino en la "reparación" prevista en el Código Penal del Chubut.
El acuerdo fue homologado por el juez Sergio Pineda a instancias de la fiscal general Graciela Suárez García y el defensor público Damián D'Antonio. La víctima identificada como Federico Muñoz, quien se desempeña como bombero voluntario de Rawson y además como encargado en un boliche de la mencionada villa balnearia.
El episodio se produjo precisamente en el exterior del local bailable durante la madrugada del 21 de diciembre. Según la acusación fiscal, los tres individuos -dos de ellos hijos de un empleado de la Policía del Chubut- fueron sacados por personal de seguridad por desmanes que habían producido en el interior del boliche.
Fueron identificados por las fuentes judiciales como Jonathan y Marcelo Albornoz, y Maximiliano Calfupán, todos mayores de edad. Una vez afuera del boliche fueron registrados por las cámaras de seguridad arrojando piedras contra el Volkswagen Gol de Muñoz.
Las pedradas destruyeron el parabrisas, la luneta y un vidrio lateral del rodado que estaba estacionado a pocos metros del local. Los agresores fueron detenidos por la policía y sometidos a una audiencia judicial. La fiscal y el defensor público acordaron aplicar un acuerdo conciliatorio mediante la figura de la reparación.
Ello significó que la víctima de los daños estuvo de acuerdo en que los tres imputados le abonen la suma total de $10.000, en seis cuotas mensuales y consecutivas de $1.500 que serán abonadas mediante un depósito bancario.
De efectivizarse el pago, los acusados quedarán sobreseídos.
En la audiencia realizada ayer en los tribunales capitalinos el acuerdo fue convalidado por el magistrado. El Código Procesal Penal de la provincia contempla salidas alternas al proceso penal que sirven para abordar determinadas conductas con una mirada pacificadora y de acercar a las partes en conflicto para que puedan resolver las diferencias sin iniciar un procedimiento tan complejo como lo que se conoce como juicio penal.
Se trata de la llamada solución alternativa del conflicto que permite "restaurar" el daño presentado. El eje fundamental de esos procedimientos es la suma de voluntades de las partes involucradas para solucionar el conflicto.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico