Dos hombres y una mujer están siendo juzgados por el crimen de Jorge Muñoz

A media mañana de ayer comenzó a ventilarse en la Cámara del Crimen de esta ciudad, el juicio contra Brian Alexis Barría, Edgard Ezequiel Verón y Florencia Aldana Narváez, por el asesinato del adolescente Jorge Alfredo Muñoz Casas, quien sufriera una brutal golpiza en la madrugada del 1 de febrero de 2015 en el barrio Miramar, lo que provocó su deceso tres días después.

Caleta Olivia (agencia)
Los acusados se sentaron frente al Tribunal conformado por Cristina de los Angeles Lembeye, Juan Pablo Olivera y Laura Vallebella para responder cuestiones personales, siendo escuchados atentamente por el fiscal Carlos Rearte y el abogado querellante Ismael Machuca.
Brian Alexis Barría, de 22 años; Edgardo Ezequiel Verón, de 19; y Florencia Aldana Narváez, de 19, son defendidos por los abogados Alberto Luciani, Marcelo Palenque (defensor público) y Marcelo Quinteros, respectivamente.
En el interior de la sala también estuvieron presentes familiares y allegados tanto de los imputados como de la víctima, quienes vivieron momentos de angustia al escuchar el relato de cómo habrían sucedido los hechos, según la elevación a juicio solicitada por la querella.

IMPUTACIONES
Tanto Barría como Verón están acusados de ser coautores del delito de homicidio en ocasión de robo doblemente agravado por ser cometido con arma impropia, en poblado y en banda, mientras que sobre Narváez recae la imputación de partícipe necesario.
Según consta en la elevación a juicio, la madrugada del domingo 1 de febrero de 2015 Muñoz se encontraba en la esquina de las calles Castelli y Presidente Perón junto a otras cinco personas y "fue agredido físicamente por Barría y Verón, mientras Narváez en forma agresiva y amenazante mantenía a los amigos de Muñoz alejados para impedir que lo auxilien".
En la misma consta que "le propinaron golpes en la cabeza con botellas de vidrio, patadas y golpes de puño en forma alevosa que luego le causaron la muerte", tres días después, es decir en la tarde del 4 de febrero.
"La conducta de los imputados no concluye en la agresión, sino que la misma fue una vía para concluir con el robo de elementos personales de Muñoz, una vez que el mismo yacía desvanecido en el suelo, existiendo un acuerdo previo de los tres para cometer el ataque", reza el documento.
Asimismo, da cuenta que la víctima de 17 años sufrió fuertes golpes causados con al menos tres botellas de cerveza que fueron extraídas de un cajón que él mismo llevaba, teniendo en cuenta que junto a sus amigos habían salido de una fiesta y caminaban en busca de un taxi o remis.
La lectura de la elevación a juicio debió interrumpirse a mediodía por varios minutos, ante la descompensación de la única mujer imputada que ingresó a la sala con un barbijo debido a una afección respiratoria.

LE ROBARON SUS PERTENENCIAS
Según consta en el documento, los individuos le sustrajeron a Muñoz una mochila, una campera, un par de zapatillas marca Nike, un expansor y hasta el cajón de cervezas.
Los amigos de la víctima habrían sido alejados del sitio por Narváez ante el grito de "váyanse de acá porque los voy a cagar a tiros", por lo que inmediatamente se dirigieron a la vivienda de otro joven, de nombre Pablo, que conocían y que vivía a pocos metros para pedirle ayuda.
En el momento en que iban a regresar para auxiliar a Muñoz, notaron que este llegaba caminando hacia donde estaban ellos con el rostro cubierto de sangre, diciendo que le habían propinado varios botellazos.
Inmediatamente el padre del joven a quien le habían pedido auxilio, lo trasladó hasta el Hospital Zonal de esta ciudad, donde permaneció internado en gravísimo estado en la Unidad de Terapia Intensiva.
Pese a los esfuerzos médicos, el joven no resistió y a las 16:30 del 4 de febrero murió a raíz del fuerte traumatismo de cráneo encefálico.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico