Dos menores implicados en un crimen fueron entregados ayer por sus madres

Uno de los menores que era intensamente buscado por el crimen de Pedro Velázquez fue entregado por su propia madre en la madrugada de ayer en la Seccional Tercera de Policía de Caleta Olivia. Horas más tarde, esta vez ante la Justicia, se presentó otro de los menores prófugos, también junto a su progenitora. Ambos tienen 17 años y serían trasladados a un instituto de menores de Río Gallegos. Por la tarde fue capturado Gabriel Quiroga, cuando huía hacia Los Antiguos.

Caleta Olivia (agencia)
Fueron 16 los allanamientos que se concretaron en diversos barrios de esta ciudad para esclarecer el crimen del hombre de 58 años que ocurrió hace una semana durante un asalto a su vivienda del barrio 17 de Octubre.
Los dos últimos procedimientos, que fueron efectuados por personal de la División Delitos Complejos y Narcotráfico, se realizaron en la noche del lunes, al promediar las 21:30, en casas ubicadas sobre la calle Santa Fe al 500 del Rotary 23 y en las 128 Viviendas del 17 de Octubre, en búsqueda de los dos menores.
No obstante, en el primer barrio se incautaron elementos de interés para la causa, entre ellos un arma de fuego calibre 38 y sus correspondientes municiones.
Más tarde, alrededor de las 2 de ayer, fue la propia madre de N.F.O. quien se presentó espontáneamente en la Seccional Tercera de Policía junto a su hijo, expresando que "si él cometió eso, que pague", en clara alusión al crimen. Horas más tarde, alrededor de las 10:30, también fue entregado por su progenitora F.P., en el Juzgado del Menor.
Ambos quedaron demorados bajo directivas del magistrado interviniente y se analizaba su traslado al instituto de menores de Río Gallegos.
El quinto y supuestamente último integrante de la banda que asaltó y mató al vecino del barrio 17 de Octubre fue detenido por la policía alrededor de las 16 de ayer en proximidades de la ciudad de Las Heras, hacia donde se dirigía a bordo de una camioneta Toyota Hilux de color blanca.
Se trata de Gabriel Ernesto Quiroga (18), quien viajaba junto a su primo de igual apellido, el cual a su vez es un extramuros que tiene condena por otro homicidio ocurrido hace pocos años.
La detención no fue fortuita ya que personal de las sedes Caleta Olivia, Pico Truncado y Las Heras de la División Delitos Complejos y Narcotráfico, habían estructurado un fuerte control sobre la Ruta 43, varios kilómetros antes del acceso a Las Heras, al tener la certeza de que el prófugo pensaba llegar hasta Los Antiguos para ocultarse en refugio que le brindaría gente del entorno delictivo.
Las fuentes consultadas por El Patagónico no precisaron quién guiaba la camioneta, pero se supo que sus ocupantes se sorprendieron por el control policial y rápidamente giraron en U, para retornar a Pico Truncado a gran velocidad.
De inmediato se inició una espectacular persecución que se extendió hasta inmediaciones de Koluel Kaike, donde la Toyota fue interceptada por otra comisión policial y tanto el prófugo que era buscado por el crimen de Velázquez, como su primo, fueron reducidos y trasladados a dependencia policiales de Caleta Olivia.
Cabe mencionar que hasta el momento también se encontraban detenidos Natalio Pozo, de 20 años, y otro joven de apellido Vilches, de 18.
Paralelamente, durante toda la jornada de la víspera continuaron realizándose numerosos procedimientos, incluyendo rastrillajes en un tramo no habilitado de la Avenida de Circunvalación, lindante con el barrio 17 de Octubre, en búsqueda de armas de fuego u otros elementos de interés para la causa.

EL CASO
Velázquez, de nacionalidad boliviana, fue asesinado el miércoles 9 a las 00:20 de dos balazos en el abdomen, por un grupo de sujetos que ingresó a su vivienda con una falsa orden de allanamiento y vestidos con uniformes policiales.
Ahora se conoció que fueron cinco los delincuentes que participaron del robo, de los cuales dos hicieron las veces de campana, mientras que los otros tres ingresaron a la casa, donde redujeron a los seis integrantes de la familia que se encontraban allí.
Incluso golpearon a la esposa de Velázquez, Segunda Molina, y a uno de sus hijos, a quien le efectuaban "toques" con una picana, mientras que le asestaron un cachetazo a uno de los pequeños nietos de ambos.
En ese momento, al menos uno de los delincuentes ingresó a un patio de la vivienda donde se encontraba la víctima y casi sin mediar palabra le asestó dos balazos en el abdomen, para luego emprender la huida junto a sus cómplices, quienes ya se habían apoderado de 10 mil pesos.
Durante el procedimiento que se concretó en el domicilio de la calle Santa Fe, los policías también descubrieron un improvisado invernadero, en el cual se habían cultivado siete plantas de marihuana, por lo que se dio inmediata intervención al Juzgado Federal, desde donde se dispuso la detención de su morador, tratándose de un hombre de 24 años de apellido Alonso, quien no tendría ninguna relación con el homicidio de Velázquez, según señalaron fuentes confiables.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico