Dos meses de prisión preventiva para Serrano y Soto por el crimen de Anahí Copa

Se realizó esta mañana la audiencia de control y apertura de investigación en contra de Rodrigo Soto y Diego Serrano por el homicidio de Anahí Copa. La jueza decretó dos meses de prisión preventiva para ambos.

En un principio la fiscal Banfi solicitó se declare legal la detención de Rodrigo Soto y Diego Serrano. Refiriéndose al hecho a investigar cuando el pasado 8 de diciembre, aproximadamente a las 01:40, los imputados se dirigieron a bordo de un vehículo hasta el frente del predio que ocupa la familia Nieves, con quienes tuvieron previos enfrentamientos, Serrano conduciendo y Soto de acompañante.

Soto saca parte de su cuerpo y efectúa disparos de arma de fuego en contra de la familia Nieves. Tres de dichos proyectiles impactaron en la víctima, Anahí Copa, quién se encontraba en su cama amamantando a su bebé. Calificando provisoriamente el hecho como "homicidio agravado por el uso de arma de fuego" en calidad de autor para Soto y de partícipe primario para Serrano.

Por su parte, los imputados accedieron a ejercer su derecho a declarar negando ambos su participación en el hecho. "Yo estaba en otro barrio a esa hora, no andaba con Soto", dijo Serrano.

En igual sentido Soto aseguró que a esa hora estaba durmiendo y que el auto estaba guardado. Los problemas vienen de hace rato con la familia Nieves, reconociendo su amistad con "Richy" Alvarado.

La defensora no compartió la calificación legal escogida por la fiscal, no hubo dolo de matar. Cuestionó el testigo reservado presentado por la fiscalía, si tiene que ver con la familia Nieves, cuando afirma que los conoce por una situación que tuvo con ellos en el pasado.

Seguidamente, Banfi solicitó la prisión preventiva por dos meses de ambos imputados en base a la existencia de elementos de convicción suficientes para tenerlos como probable autores del hecho investigado. Tanto Soto como Serrano tienen antecedentes penales. Y se anunciaron los peligros procesales de fuga y entorpecimiento de la investigación.

En contraposición la defensora pidió la libertad de Soto y Serrano ya que prevalece su estado de inocencia durante el proceso. La prisión preventiva es una medida de última ratio y no debe ser usada como un adelantamiento de pena. A su criterio "no existen elementos de convicción suficientes y estamos ante un derecho penal de acto y no de autor", en referencia a los antecedentes penales. Subsidiariamente requirió medidas sustitutivas como presentaciones semanales ante un contralor.

Finalmente la jueza penal resolvió declarar legal la detención de ambos imputados y decretó su prisión preventiva por el término de dos meses, dando por formalizada la apertura de investigación preparatoria del caso, por anoticiados a los imputados del hecho que se investiga en su contra y por asegurada su defensa técnica. Estableciendo por último el plazo de dos meses de investigación.

Fuente:

Notas Relacionadas


Las Más Leídas del Patagónico