Dos mujeres sufrieron golpes tras un triple choque sobre la avenida Yrigoyen

Una triple colisión se produjo ayer a las 16:30 sobre Yrigoyen al 1.800, en el semáforo que funciona en la intersección con avenida Estados Unidos, en sentido sur. Producto del accidente dos mujeres resultaron con golpes leves y tuvieron que ser atendidas en el Hospital Regional.

Carlos Hugo Cadiboni, quien conducía una Toyota Hilux –chapa patente MLI 551-, estaba detenido esperando la luz verde de la señal cuando de repente fue chocado por una Renault Oroch, que también esperaba en la fila de vehículos y que fue chocada por un remis.
Cadiboni, oriundo de Sarmiento, iba con una mujer de acompañante y sintió el impacto de la Renault –dominio AA 469 BP— que era guiada por el ciudadano caletense Antonio Quiroga, quien transitaba junto a su esposa de 54 años y su hija de 30. La familia visitaba Comodoro Rivadavia por razones médicas.
En esa circunstancia, el chofer del Volkswagen Voyage –patente NPB 228-, identificado por la policía como Juan Ugarte, impactó de atrás y a gran velocidad a la camioneta donde se trasladaba la familia santacruceña. Esta a su vez chocó contra la Toyota Hilux que estaba adelante.

DOS MUJERES CON GOLPES LEVES

Según se informó, a la Renault Oroch cero kilómetro no se le activó el airbag y las dos mujeres sufrieron diversos golpes producto del choque, pese a llevar el cinturón de seguridad puesto.
Tras el accidente, efectivos de la Seccional Tercera llegaron hasta el lugar y solicitaron una ambulancia. Así, madre e hija fueron trasladadas a la guardia del Hospital Regional. Luego llegó un inspector de tránsito que hizo correr los vehículos de la ruta para no entorpecer la circulación, y los mismos fueron ubicados sobre la colectora de la ruta.
La peor parte del accidente se la llevó el vehículo del servicio de remis de la Agencia Roca; la unidad quedó destruida en la parte frontal, aunque el chofer salió ileso.
Quiroga dialogó con El Patagónico y explicó que les pidió a los funcionarios municipales y policiales que le practiquen el test de alcoholemia al remisero. Pero esa prueba no se pudo concretar por falta de alcoholímetros. De todas formas, las unidades fueron secuestradas en forma preventiva.
En tanto, la mujer e hija del hombre fueron sometidas a los estudios de rigor y horas después fueron dadas de alta, debido a que solo acusaron golpes de consideración leve.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico