Dos presos fueron sorprendidos en plena fuga en la comisaría Séptima

Luis "Pelado" Millapi y Nahuel Silveira fueron sorprendidos por el celador de turno ayer a la mañana cuando intentaban escaparse del pasillo del Pabellón 1. Los padres de Millapi están detenidos por comercialización de droga y, según fuentes consultadas, hace días que el joven tramitaba poder reunirse con su madre recluida en la alcaidía. Silveira purga condena por un robo agravado en Los Tres Pinos.

Luis Alexander Millapi (19) y Nahuel Silveira (20) fueron sorprendidos por el celador de la Seccional Séptima ayer a la mañana cuando buscaban la manera de evadirse del pasillo de pabellones hacia el patio externo.
Millapi y Silveira, condenados por robo agravado, compartían un calabozo del Pabellón 1 de la comisaría del barrio Máximo Abásolo. Allí también están alojados internos considerados peligrosos como el "Rey de fugas", Darío Terk y Miguel Baeza.
Sin embargo, Millapi y Silveira, dos de los más jóvenes, fueron quienes probaron la seguridad de los muros. Lograron salir a las 6:40 de la celda. Para ello, según informó el comisario Luis Mellado, los presos rompieron las bisagras de la puerta de rejas y lograron escapar al pasillo. Pero desde allí no pudieron ganar el patio externo, porque los sorprendió el celador.
Ya el 27 de mayo del año pasado se escaparon cuatro presos de esa comisaría, considerada una mini alcaidía por la cantidad de presos que alberga, que siempre supera la veintena. En ese sentido, el suboficial Miguel Godoy, padre del policía asesinado Nelson Godoy, espera que se le dé una respuesta de la fuga que protagonizó en esa oportunidad uno de los dos implicados en el homicidio de su hijo, Pablo "Bizcocho" Barrientos, quien fue recapturado un año más tarde.
Godoy siempre sospechó que pudo haber connivencia. Los sumarios internos se realizaron, pero los resultados nunca se dieron a conocer. Es que Barrientos esa noche se escapó junto a Martín Sáez, Leandro Guichapani y Franco Lincopil en medio del bullicio que hicieron los demás presos. Para escapar hicieron un boquete, rompieron dos rejas.
Ayer los detenidos que intentaron escapar habían logrado romper la puerta sin ser advertidos. Pero a partir de la ronda del celador fueron reducidos. Según las autoridades, a partir de aquella fuga masiva del año pasado se reacondicionó la seguridad.

UNO QUERIA
VER A SU MAMA
Luis "Pelado" Millapi, terror de los habitantes del barrio San Cayetano por sus andanzas, viene tramitando desde hace varios días un pedido para poder ver a su madre Verónica Bustamante, detenida en la alcaidía policial. La mujer está recluida a partir del último procedimiento que protagonizó la Brigada de Drogas Peligrosas del Chubut por una causa de venta de estupefacientes.
La madre del "Pelado" cayó junto a su pareja Luis "el Chino" Millapi, en el último golpe al narcotráfico a fines de octubre en el que se secuestraron 200 gramos de cocaína, cuatro kilos de marihuana y 400 pastillas que se encontraban en envoltorios listas para la venta.
"El Pelado" está bajo prisión preventiva desde abril pasado cuando lo detuvieron por robo agravado tras un asalto en Mahuida al 2.600 en donde un vecino lo reconoció cuando escapaba con una guitarra a cuestas. Debía estar cumpliendo prisión domiciliaria en su vivienda de Polonia 2.321, pero fue sorprendido cuando escapaba del robo en el que dejó encerrada a una madre con su bebé.
Silveira, mientras tanto, debió cumplir con una tutela en el Centro de Orientación Socioeducativa (COSE) cuando era menor de edad. Actualmente purga condena de 3 años y 4 meses por un robo agravado a una anciana ocurrido el 30 de noviembre de 2014.
Según la acusación que presentó la Fiscalía, Silveira junto a Mario Bañados arribaron aquel día en un remís Chevrolet Corsa, conducido por Diego Selg, al domicilio de Los Tres Pinos. Silveira amenazó a la anciana con un revólver y la llevó a la cocina diciéndole: "quedate quieta sentada en la silla, no te muevas y no grites o te mato".
Cuando la víctima se escapó, los asaltantes efectuaron un disparo, y alcanzaron a llevarse un teléfono celular, una caja negra con joyas y dinero en efectivo, pero fueron capturados en las cercanías.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico