Durante más de una hora los bomberos combatieron un incendio de vivienda

La familia Cárcamo sufrió un incendio de grandes proporciones en su vivienda de la calle La Pinta aunque sus integrantes salieron a tiempo de la casa. Dos entretechos complicaron las acciones de la decena de voluntarios que concurrieron al lugar. El fuego fue sofocado con cuatro dotaciones y los habitantes del lugar perdieron todas sus pertenencias.

Un gran despliegue de los bomberos voluntarios de Comodoro Rivadavia demandó un incendio que se desató en la zona alta del barrio Las Flores. El incendio se inició alrededor de las 16:15 y las grandes llamas pusieron en peligro las viviendas lindantes.
Los autobombas del Destacamento 1 y los móviles de apoyo del Cuartel Central evitaron que el fuego se propagara a otras casas, pero tuvieron que luchar por más de una hora debido a las dimensiones de la vivienda de cemento con dos entretechos de machimbre, material de fácil combustión.
Ni bien se inició el siniestro el propietario Nelson Cárcamo, su esposa, su hija, su nuera con un nieto de pocos meses, abandonaron a tiempo el domicilio ante el avance de las llamas que arrasaban todo a su paso.
Los bomberos primero atacaron la zona del techo, donde las llamas crecían. El doble entretecho construido de madera no daba tregua a los voluntarios y alimentaba el fuego. Transcurrieron varios minutos hasta que los rescatistas controlaron la situación.
Luego, se preparó el personal con los equipos de respiración autónoma para ingresar al interior de la amplia vivienda para atacar los pequeños focos ígneos que quedaban en la zona del entretecho que reavivaban el siniestro. Una inmensa columna de humo se podía observar desde el barrio Pueyrredón, debido a que la casa se encuentra sobre la ladera del cerro Chenque.
Con la situación más aliviada, los bomberos pudieron recuperar la silla del bebé, un auto de grandes dimensiones para niños y algunas prendas de vestir. Mientras, los integrantes de la familia estaban muy consternados por la situación vivida al ver que se incendiaba su casa y que no podían hacer nada.
La propietaria que estaba shockeada señaló a El Patagónico que el incendio se habría generado por un cortocircuito.
Mientras, un grupo de vecinos y familiares prestaron colaboración. Como contrapartida, muchos curiosos y niños deambulaban entre las mangueras y los camiones autobombas.
Incluso, personal municipal de Tránsito motorizado tuvo que asistir al lugar para dirigir la circulación en ese sector de calles asfaltadas.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico