Duro documento de la Iglesia advierte sobre la situación de pobreza en el país

Con una introducción histórica y dividido en cinco capítulos, los obispos no pretendieron realizar con el texto "un análisis sociológico ni teológico" de la realidad sino una reflexión pastoral iluminada por la celebración del Bicentenario para "estimular el diálogo".

La Conferencia Episcopal Argentina (CEA) difundió un duro documento en el que advirtió por la situación de la pobreza en el país, mencionó el "desencuentro", la "corrupción generalizada y la plaga del narcotráfico" como los principales males que aquejan a la sociedad.
"La gran familia de los argentinos está en riesgo y la casa que compartimos puede resquebrajarse", afirmó en un mensaje titulado "Bicentenario de la Independencia: tiempo para el encuentro fraterno de los argentinos", presentado un día después de la reunión con el presidente Mauricio Macri.
En uno de los pasajes del crítico documento la CEA afirmó: "Hay que acompañar a las familias que viven en la pobreza. La inclusión social implica particularmente la integración de las más carenciadas".
"Provincias sin recursos y familias pobres sin casa, con muchos argentinos al borde o fuera del sistema laboral, no reflejan las aspiraciones federales de los congresales en Tucumán", sostiene el texto.
El mensaje de 22 carillas fue presentado ayer en una conferencia de prensa en la sede de la CEA por el titular del organismo y arzobispo de Santa Fe, monseñor José María Arancedo; el vicepresidente primero y arzobispo porteño, cardenal Mario Poli; y el secretario general y obispo de Chascomús, Carlos Malfa.
"El principal de nuestros males es el desencuentro que no nos deja reconocernos como hermanos, a lo que le sigue la corrupción generalizada, la plaga del narcotráfico y el descuido del medio ambiente. Estos son algunos ejemplos que muestran que la gran familia de los argentinos está en riesgo y que la casa que compartimos puede resquebrajarse", dice uno de los párrafos más destacados del mensaje.
Con una introducción histórica y dividido en cinco capítulos, los obispos no pretendieron realizar con el texto "un análisis sociológico ni teológico" de la realidad sino una reflexión pastoral iluminada por la celebración del Bicentenario para "estimular el diálogo" y, para ello, utilizaron una metáfora que recorre todo el documento: la casa histórica de Tucumán como símbolo de la casa común que debe ser la patria.
Con múltiples citas al papa Francisco y su magisterio, y referencias a Mama Antula y el Cura Brochero que serán proclamados este año beata y santo respectivamente, la Iglesia afirmó que "la independencia y libertad proclamadas hace dos siglos, no siempre se tradujo en tiempo de paz y progreso para todos", ya que "provincias sin recursos y familias pobres sin casa, con muchos argentinos al borde o fuera del sistema laboral, no reflejan las aspiraciones federales de los congresales en Tucumán".
El mensaje, que fue entregado al presidente Mauricio Macri en una reunión que mantuvieron en la residencia de Olivos, viene siendo elaborado hace varios meses y fue aprobado por todos los obispos del país en la última asamblea plenaria de abril pasado.
"No hay plena democracia sin inclusión e integración y esto requiere el compromiso de todos", dicen los obispos en otro fragmento del mensaje, en el que hacen referencia a la necesidad de asegurar las tres "T" como lo menciona el papa Francisco: "el derecho al trabajo, la propiedad de la tierra y un techo habitable", lo cual "está muy lejos de un protagonismo economicista devastador, que impone sin ninguna ética su dominio absoluto".

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico