Economía buscará emitir bonos a 5, 10 y 30 años para pagarle a los fondos buitre

El ministro Alfonso Prat Gay expuso durante cuatro horas en la Cámara baja ante las comisiones de Presupuesto y Hacienda y de Finanzas sobre el proyecto "de normalización de la deuda pública". También mantuvo un fuerte cruce con el ex ministro de Economía y actual diputado, Axel Kicillof.

El ministro de Hacienda y Finanzas, Alfonso Prat Gay, aseguró ayer que hay que "resolver pronto y de la mejor manera posible" la controversia con los fondos buitre que quedaron fuera del canje de 2005, pero advirtió que la "resolución es del Congreso de la Nación".
En ese sentido, enfatizó que "es una cuestión de Estado que necesitamos resolver, porque eso nos impide volver a crecer".
Al exponer ante los diputados Prat Gay dijo: "el monto original de la deuda general era de 6.100 millones de dólares, y ahora estamos hablando de una deuda estimada en 18.800 millones de dólares".
Acompañado por el secretario de Hacienda, Luis Caputo, Prat Gay expuso cuatro horas ante las comisiones de Presupuesto y Hacienda y de Finanzas sobre el proyecto "de normalización de la deuda pública" que contempla la derogación de las leyes Cerrojo, de Pago Soberano, y autorización para emitir deuda por un monto de 15 mil millones de dólares.
De esa manera, se realizó la primera reunión informativa del plenario de las comisiones, conducidas por los titulares de Presupuesto Luciano Laspina y de Finanzas Eduardo Amadeo, y proseguirá el lunes al mediodía con las exposiciones de economistas y empresarios.
Laspina anunció que el martes a las 11 se producirá la reunión formal de las comisiones para discutir la propuesta del gobierno entre los legisladores "y si hay consenso poder emitir despacho favorable" que es la llave para que este dictamen pueda ser debatido en el recinto de sesiones.
De hecho, el debate promete ser duro y arduo ya que tanto el jefe de la bancada del FPV, Héctor Recalde, quien rechazó de plano el proyecto del gobierno que hoy ingresó formalmente, y las críticas y pedidos de respuestas formuladas por los legisladores del bloque justicialista Diego Bossio, y del massismo Marco Lavagna.
Durante el debate no faltaron polémicas dado que Prat Gay y el ex ministro kirchnerista Kicillof mantuvieron un fuerte cruce por la renegociación de la deuda donde se mezclaron la utilización de reservas para el pago de bonistas, y las negociaciones con Repsol y el club de París.
Al explicar el proyecto, Prat Gay señaló que la sentencia de la justicia de los Estados Unidos por el reclamo de los fondos buitre es de 11.825 millones "de una deuda original de 3.800 millones", mientras que el diferendo con los bonistas italianos "es de 2.300 millones de euros y quedan bonistas alemanes, de Argentina y otros no identificados".
Dijo que el gobierno "podrá lograr una quita de un total de 38 por ciento del capital y del 56 por ciento de los intereses" y calificó como complicada la negociación porque los holdouts "son profesionales de la usura".
Apuntó que "los que insistan en el reclamo se someten a un desamparo judicial, después de que los más duros hayan cerrado el acuerdo".
En su disertación, Prat Gay dijo que "las primeras demandas fueron en el gobierno de Eduardo Duhalde en el 2002 y se fueron multiplicando a través de diferentes administraciones", y recordó que fue la administración de Néstor Kirchner que "cerró los canjes del 2005, la que eligió la jurisdicción de Estados Unidos" para dirimir los conflictos judiciales.
El jefe del palacio de Hacienda explicó que se debía "respetar el capital original porque sino no había salida y por eso se propuso el capital más un 50 por ciento acumulado, lo que equivale a una tasa anual de menos del 3 por ciento".
Prat Gay señaló que el pago "será en efectivo y para eso se colocará un bono a valor de mercado" y "no se hará con reservas del Banco Central".
En ese sentido, el ministro explicó: "se requiere emitir deuda por 11.684 millones de dólares", aunque dijo que pedirán autorización por 15.000 millones de dólares para "financiar otros vencimientos y déficit fiscal".
El ministro de Hacienda y Finanzas remarcó que "para evitar el ajuste es necesario la corrección de una delicada situación fiscal y para eso necesitamos el acceso al crédito", pero para "eso se requiere necesitar cerrar el acuerdo" con los bonistas que quedarán fueran de los canjes.
"Si tenemos acceso barato al crédito como tienen todos los países podremos financiar obras de infraestructura que son tan necesarias y esto no es solo una necesidad del Gobierno nacional sino de los gobernadores", apuntó.
En esta línea de pensamiento, Prat Gay dijo que hay que "firme decisión de Macri de dejar atrás este tema en forma definitiva".
Desde la oposición, Recalde afirmó: "no estamos de acuerdo con esta negociación y queremos saber cuánto se van a pagar de comisiones a los bancos" y "nos preocupa que se haya impuesto el 14 de abril como plazo para terminar la negociación con la deuda".
En tanto, el vicepresidente de la comisión de Presupuesto, Diego Bossio pidió "precisiones sobre los montos de deuda porque no aceptamos el sobreendeudamiento" y criticó que el gobierno pida autorización para endeudarse "en 15 mil millones dólares cuando ya cuenta con 5.600 millones contemplados en el Presupuesto".
A su vez, la socialista Alicia Ciciliani consideró: "es necesario tratar de debatir esta ley antes del 14 de abril para no seguir pagando intereses, pero pidió que se continúe analizando la renegociación en la comisión bicameral de la deuda".
En tanto, el radical Miguel Bazze dijo: "es muy importante que hayamos empezado el debate" y destacó que "este es un tema pendiente que tenemos que resolver los argentinos" para poder "empezar a solucionar otros temas como el empleo, y la inflación".

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico