Economistas consideran necesaria una educación financiera de los adolescentes

La medida del Banco Central que permite la extensión del uso de cuentas corrientes y tarjetas de créditos a los menores de 18 años para alentar la bancarización y dar impulso a los medios de pago electrónicos, fue bien recibida en general por el mercado, pero los economistas consultados sugieren la necesidad de campañas de educación financiera, e implementar ciertos recaudos por los riesgos que puede implicar.

Para el economista Matías Carugati, de la consultora Management & Fit, la iniciativa del Banco Central es "interesante porque alienta el uso de los servicios financieros", pero advirtió que es necesaria una campaña educativa, ya sea pública como privada que explique para qué sirve la iniciativa.
"La educación financiera argentina no es de alto nivel. Si mejora, puede llegar a favorecer al sistema financiero en general. Los países desarrollados cuentan con más educación sobre estos temas", sostuvo Carugati en diálogo con Télam.
Sobre el peligro que el manejo de tarjetas pueda entrañar par aún menor, el economista reconoció: "los más chicos estarán expuestos a riesgos" de robos por lo que consideró necesario que "es bueno que mejoren los servicios financieros pero paralelamente que se eduque a la población sobre su uso".
El economista jefe del Instituto de Ejecutivos de Finanzas (IAEF), Alfredo Gutiérrez Girault, dijo: "si se está hablando de llevar la edad de imputabilidad a los 14 ó 16 años, es razonable que un joven menor tenga acceso a este tipo de instrumentos, que son positivos porque lo familiarizan con los servicios financieros".
"Si un joven no lleva dinero en efectivo consigo seguramente esto no lo hará blanco de un robo", reflexionó, no obstante consideró que la caja de ahorro es vista como un sitio de "depósito transaccional" y no como un lugar de "reserva de valor" como lo fue a mediados del siglo pasado.
Advirtió que podrán acceder a las cuentas "los menores cuyas familias ya están bancarizadas", es decir que "no veo que un padre que trabaja en la informalidad le esté dando a un hijo una caja de ahorro", explicó.
Sostuvo que esta medida permitirá a los jóvenes "aprender a planificar su vida financiera" y ejemplificó que para el caso de "los padres que les dan dinero semanalmente a sus hijos menores, esa paga puede convertirse en un depósito en caja de ahorro".
A su vez, la tarjeta Mastercard emitió un informe que indica que el control del gasto por parte de los jóvenes puede llegar a tener una variante "divertida" si lo hacen a través de un smartphone, ya que existen aplicaciones descargables para dispositivos móviles que permiten registrar y organizar gastos.
En función de la medida del Central, la tarjeta Mastercard dio a conocer consejos para educación financiera de los jóvenes, al tiempo que distintos economistas opinaron sobre la medida.
Entre los consejos o advertencias emitidas por esta tarjeta, se recuerda que el smartphone permite poner alarmas para evitar recargos o registrar la fecha de corte y de pago de la tarjeta para planificar mejor las compras. Otra recomendación es comparar precios en línea antes de comprar.
Un consejo adicional de Mastercard es utilizar esta herramienta para construir la independencia financiera de los jóvenes, en función de que una de las prioridades de los jóvenes es ser independientes y poder tomar sus propias decisiones.
"Para lograrlo dependen del manejo de su propio dinero. Para que esto suceda, hay que seguir algunos consejos y dejar de ver el ahorro como un sacrificio sino como el camino hacia el logro de las metas y los sueños; tomar el control de las deudas asignándoles el 30% de los ingresos mensuales; poner el dinero a trabajar sacándolo del colchón e invirtiendo para obtener rendimiento; y saber prevenir gastos imprevistos teniendo siempre un fondo de emergencia", expresa esta guía. También indicó que una de las maneras de ahorrar es contabilizar cuánto suman los gastos pequeños que se hacen todos los días que en general no se controlan.
Entre los consejos se incluye la importancia de entender qué es una tarjeta de débito y para qué sirve, ya que permite usar el dinero que uno tenga en su cuenta de banco, sin tener que llevar efectivo consigo, lo que la hace más segura para el usuario y para la protección del dinero.
El máximo que se puede usar es la cantidad total en la cuenta propia, por lo que es un recurso útil para controlar los gastos. Al igual que una tarjeta de crédito, la tarjeta de débito se puede usar para pagar las compras en los establecimientos comerciales que la tienen como medio de pago o en tiendas de e-commerce en internet.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico