Edenor y Edesur reclaman una suba de más de 30 % para usuarios residenciales

Por su parte, las asociaciones de consumidores instaron al Gobierno y a las empresas a que prevean operativos de asistencia con cuadrillas, generadores y agua mineral a las miles de familias que sufrirán interrupciones en el suministro eléctrico durante el próximo verano.

Las distribuidoras de electricidad del área metropolitana, Edesur y Edenor, solicitaron ayer aumentos de tarifas promedio de 30,7% en el primer caso y de 31% para los clientes residenciales de menor consumo, en el segundo, lo cual permitirá sustentar inversiones por $14.000 y 25.000 millones, respectivamente, durante la audiencia pública que se realiza en el barrio porteño de La Boca para tratar la revisión tarifaria integral. El gerente general de Edesur, Juan Carlos Blanco, y el CEO de Edenor, Ricardo Torres, explicaron que el ajuste pedido corresponde a diciembre pasado y se aplicará sólo sobre el 40% que reciben las empresas como valor agregado de distribución (el resto corresponde al costo de la energía, 35%; y a los impuestos, 25%).
En su exposición en el Teatro de la Ribera, Blanco explicó que las alzas promedio propuestas son de 18% para la categoría T1 Residencial; de 38% para la T2 General; de 53% para la T2; y de 40% para la T3.
Las tarifas resultantes para clientes residenciales que consumen 200 kwh van desde $176 hoy a $206, y actualizada, a $228, lo cual se compara con los $365 que se pagan en Córdoba y $396 en Santa Fe.
El gerente de Edesur dijo que la revisión tarifaria integral del sector permitirá reducir en un plazo de cinco años en 55% la cantidad de cortes de suministro, de 32 horas anuales por usuario en la actualidad, a 14 horas (eran 8 en 2001).
Y puntualizó luego que el objetivo de inversión de la empresa es de $14 mil millones en el próximo quinquenio, lo cual implica pasar de un promedio anual de mil millones en el período 2002-15 a $2.900 millones durante 2017-21.
Por su parte, Torres -de Edenor- precisó que las tarifas pedidas para los usuarios residenciales de menos consumo deben incorporar un 15% extra si se suman la actualización de costos al presente, mientras para las pequeñas industrias y comercios se solicita un alza de 49% (con 25% más para ajustarlas al presente).
El empresario propuso “tarifas justas y razonables” y un cuadro tarifario que incentive el uso racional de la energía, al poner valores unitarios crecientes en función del consumo.
La revisión tarifaria, agregó, permitirá impulsar un programa de inversiones “de una magnitud nunca visto”, por más de $25.000 millones para los próximos cinco años, con el fin de mejorar la calidad de servicio a sus más de 2,8 millones de clientes y acompañar el crecimiento de la demanda de electricidad.

PEDIDO DE PREVISION
Por su parte, las asociaciones de consumidores instaron al Gobierno y a las empresas Edesur y Edenor que prevean operativos de asistencia con cuadrillas, generadores y agua mineral a las miles de familias que sufrirán interrupciones en el suministro eléctrico durante el próximo verano.
El pedido fue expresado por la presidenta del Centro de Educación al Consumidor (CEC), Susana Andrada, y el representante de la entidad Defensa de Usuarios y consumidores (DEUCO), Pedro Bussetti, en la audiencia pública que se llevaba adelante en el Teatro de la Ribera, en el barrio de La Boca.
"Pido y exijo que coloquen cuadrillas, generadores de electricidad y agua potable a disposición de las familias que sufrirán cortes en el suministro eléctrico durante el verano, principalmente para las interrupciones extensas ", expresó Andrada, tras lo cual recibió el apoyo de Bussetti.
Claudia Collado, de Adelco, solicitó que las nuevas tarifas que regirán desde el 1 de febrero de 2017 sean las que las familias puedan pagar y que haya mecanismos de discusión de los valores más efectivos que las audiencias públicas no vinculantes que permiten al Gobierno tomar cualquier decisión.
Osvaldo Bassano, presidente de la Asociación de Defensa de los Derechos de los Usuarios y Consumidores (ADDUC), dijo que hay dos empresas que hace 20 años vienen "negociando" cada multa que se les aplica sin darle satisfacción de los usuarios que sufren los cortes.
"Estamos frente a dos empresas usurarias, avaras, con la falta total de respeto a lo que es la responsabilidad social empresaria porque con una total equivocación de la función que cumplen han manifestado la palabra clientes ", se quejó Bassano.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico