EE.UU., hay 3 millones de empleos amenazados por la automatización

Entre 2,2 y 3,1 millones de puestos de trabajo vinculados a la conducción de autos, camiones y transportes en general están amenazados en Estados Unidos por tecnologías de automatización impulsadas por Inteligencia Artificial (IA). Así lo advirtió la Casa Blanca a través de un documento en el que evaluó cómo estos procesos incidirán sobre el mercado laboral general en la próxima década.

El Consejo de Asesores Económicos de la Casa Blanca (CEA, por sus siglas en inglés) "estima que entre 2,2 y 3,1 millones de puestos de trabajo, a tiempo parcial y de tiempo completo en los Estados Unidos, pueden verse amenazados o alterados sustancialmente" por el desarrollo de los vehículos automáticos (VA), analizó la Presidencia de los Estados Unidos.
El documento, publicado a finales de la semana pasada, toma el ejemplo de los coches autónomos -como los que por ejemplo Uber ya desplegó en ciudades como Pittsburgh o San Francisco- para ayudar a entender los tipos de efectos que la IA puede tener en la productividad y la demanda de mano de obra.
"Al igual que otras formas de disrupción tecnológica, la tecnología AV probablemente causará disrupciones en el mercado de trabajo a medida que la economía se adapta a nuevos paradigmas", analiza el documento, que aclara que "estos cambios pueden tardar años o décadas en ocurrir, porque habrá un desfase entre la posibilidad tecnológica y la adopción generalizada" de esta tecnología.
El documento titulado "Inteligencia Artificial, Automatización y la Economía" analiza los mecanismos de automatización de procesos potenciados por la aceleración de las capacidades de la Inteligencia Artificial, que "permitirán la automatización de algunas tareas que han requerido trabajo humano".
"En lugar de confiar en reglas diseñadas explícitamente por programadores, los programas modernos de IA pueden aprender de patrones de cualquier información que encuentran y desarrollar sus propias reglas para saber cómo interpretar los nuevos datos. Esto significa que la IA puede resolver problemas y aprender con muy poca interacción humana", explica el texto.
En este sentido, reconoce que "los avances en robótica están expandiendo las habilidades de las máquinas para interactuar y dar forma al mundo físico. Combinados, la IA y la robótica darán lugar a máquinas más inteligentes que puedan realizar funciones más sofisticadas que nunca antes y erosionar algunas de las ventajas que los seres humanos han ejercido", un proceso que en líneas generales "podría cambiar la forma del mercado de trabajo y la actividad humana".
Si bien reconoce que estas transformaciones "podrían abrir nuevas oportunidades para individuos, la economía y la sociedad", advierte que "también eliminar las oportunidades que hoy son esenciales para la subsistencia de muchos estadounidenses".
"En la medida en que la automatización impulsada por la IA alcance su potencial para impulsar un tremendo avance positivo en diversos campos, mejorará a los estadounidenses en promedio. Pero no hay garantía de que todos se vean beneficiados", afirma la publicación, y remarca que estos cambios "causarán que algunos trabajadores pierdan sus trabajos".

LOS MENOS RENTADOS, LOS MAS PERJUDICADOS
Entre los principales perjudicados están aquellos empleos para los cuales se requiere menor grado de educación que otros, como la conducción o las tareas de limpieza de casas, por lo que "los beneficios del cambio tecnológico y el crecimiento económico no serán necesariamente compartidos por igual".
El informe cita un trabajo de los investigadores Carl Frey y Michael Osbourne, para quienes el 83% de los empleos que se pagan menos de 20 dólares por hora podrían ser automatizados. Esa cifra Se reduce al 31% al considerar los trabajos que pagan entre 20 y 40 dólares la hora, y al 4% en los que pagan más de 40 dólares la hora.
Según el informe, Frey y Osbourne entrevistaron a un grupo considerable de expertos en IA y concluyeron que en el largo plazo, el 47% de los trabajos en Estados Unidos corren el riesgo de ser reemplazados por tecnologías automatizadas.
Esa conclusión, sin embargo, es tamizada en el documento presidencial por una investigación de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), según la cual "la automatización apunta a tareas más que a ocupaciones, que son en sí combinaciones particulares de tareas".
"Es probable que muchas ocupaciones cambien en tanto que algunas tareas asociadas a ellas se vuelvan automáticas, por lo que el análisis de la OCDE concluye que relativamente pocas (ocupaciones) se vuelvan completamente automáticas, estimando que solo un 9% de los trabajos están en riesgo de ser completamente desplazados", señala el reporte.
Pese a estas predicciones, "los humanos mantienen una ventaja comparativa sobre la Inteligencia Artificial y la robótica en muchas áreas", establece el documento: "Mientras que la IA detecta patrones y crea predicciones, todavía no puede replicar la inteligencia social o general, la creatividad o el juicio humano", ocupaciones que "son las que requieren más altos niveles de educación".
El informe remarca que "la tecnología no es el destino, las instituciones y las políticas son críticas", y afirma que "los políticos deben considerar qué puede hacerse para ayudar a que aquellas familias y comunidades (afectadas por estos procesos) vuelvan a ponerse de pie y reunir las herramientas que necesitan para prosperar en la economía transformada".
"La dirección de la innovación no es un shock aleatorio en la economía sino el producto de decisiones tomadas por empresas, gobiernos e individuos", destaca el texto, y recuerda que "los factores económicos pueden conducir la dirección del cambio tecnológico".

Fuente:

Notas Relacionadas


Las Más Leídas del Patagónico