EE.UU: se bajó Kasich y Trump está a un paso de ser candidato

Aunque Trump no logró todavía alcanzar el número de los 1.237 delegados necesarios para asegurarse el triunfo en la Convención Nacional Republicana, en su partido algunos ya empiezan a hacerse a la idea de que será el candidato republicano que competirá por la presidencia.

El gobernador de Ohio, el republicano John Kasich, anunció ayer oficialmente su salida de la carrera presidencial después de la aplastante victoria de este martes del magnate Donald Trump en las primarias de Indiana, que provocó el abandono inmediato de su máximo rival, el senador Ted Cruz.
Según confirmaron medios estadounidenses, que citan fuentes de la campaña del gobernador, la salida de Kasich dejó totalmente el camino libre a Trump para ser el nominado republicano a la Casa Blanca, algo que el propio presidente del Comité Nacional del partido, Reince Priebus, reconoció tras los resultados del martes.
Kasich sigue así la estela del senador por Texas, que suspendió su candidatura tras poner mucho esfuerzo en ganar Indiana.
Tras la derrota, Cruz consideró que ya no existía un "camino viable" para ser el abanderado republicano en las elecciones en las elecciones de noviembre.
"Los votantes eligieron otro camino, y así, con el corazón encogido, pero con optimismo sin límites para el futuro a largo plazo de nuestra nación, estamos suspendiendo nuestra campaña", dijo el senador a sus seguidores en Indianápolis.
Sin embargo, el gobernador por Ohio había advertido que seguiría en la pugna sin importar los resultados obtenidos en esa primaria, algo que reiteró a través de su cuenta de Twitter tras la retirada de Cruz.
"Nuestra estrategia ha sido y sigue siendo una, que consiste en ganar la nominación en una convención abierta", aseguró su campaña entonces.
Fuentes del equipo del gobernador, que sólo ha ganado las primarias de su estado, indicaron a la cadena CNN que esa era su idea, hasta que ayer, de camino a un acto de recaudación en la capital del país, cambió de parecer y decidió abandonar.
Cruz y Kasich decidieron aunar esfuerzos hace unas semanas para frenar las aspiraciones de Trump, intentando impedir que el magnate consiguiera los 1.237 delegados necesarios para la nominación automática y plantear así una convención disputada donde tener posibilidades frente al magnate.
La Convención Nacional Republicana, que se celebrará el próximo julio en Cleveland (Ohio), designará oficialmente al candidato presidencial.
Aunque Donald Trump no logró todavía alcanzar el número de los 1.237 delegados necesarios para asegurarse el triunfo en la Convención Nacional Republicana de julio en Cleveland (Ohio), en su partido algunos ya empiezan a hacerse a la idea de que será el candidato republicano a la Casa Blanca.
"No quiero felicitar a Hillary Clinton por ganar la presidencia esta noche, pero acaba de hacerlo", escribió en esa red social Erick Erickson, un influyente activista republicano que se opone a que Trump sea el nominado.
En cambio, Reince Priebus, presidente del Comité Nacional Republicano, tuiteó: "Donald Trump será el probable nominado del Partido Republicano, necesitamos unirnos todos y centrarnos en derrotar a Hillary Clinton. #NuncaClinton".
Otros, en cambio, temen que si Trump es el nominado, como parece inevitable, el Partido Republicano estará cavando su propia tumba política, ya que no lograrán recuperar la Casa Blanca, después de ocho años de Gobierno demócrata.
Además, muchos en el partido no creen que Trump, que ha puesto patas arriba el partido, sea lo suficientemente conservador y lo ven como un liberal neoyorquino. "Si nominamos a Trump, seremos destruidos y lo mereceremos", tuiteó el senador por Carolina del Sur y ex precandidato republicano Lindsey Graham.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico