El 13 de abril la Corte de Apelaciones de Nueva York analizará el fallo de Griesa

El Tribunal se reunirá para adoptar una decisión tan sólo un día antes de la fecha dispuesta por el magistrado para el cumplimiento del acuerdo, aunque ya existe un pedido de los propios holdouts para postergar ese plazo, de manera de permitir que aquellos acreedores que todavía no negociaron con el país puedan hacerlo.

La Corte de Apelaciones de Nueva York fijó para el miércoles 13 de abril una nueva audiencia, en la que analizará el pronunciamiento del juez Thomas Griesa que habilita a la Argentina a pagar a sus acreedores, en el marco del litigio que mantiene con los fondos buitre.
En la nueva audiencia el tribunal tendrá oportunidad de expedirse sobre la apelación de los holdouts de postergar la fecha del 14 de abril, dispuesta por Griesa para el cumplimiento del acuerdo con la Argentina, así como sobre el pedido de los holdouts de postergación de ese plazo.
La audiencia, citada para las 10 en el piso 17 del edificio de la Corte de 40 Foley Square, se realizará apenas un día antes del plazo fijado por el juez de Nueva York para el cumplimiento del acuerdo cerrado entre el Gobierno y los fondos buitre liderados por NML, de Paul Singer, en el marco de la mediación de Daniel Pollack.
Ese mismo acuerdo contemplaba la posibilidad de extender el plazo de efectivización de los compromisos con los holdouts si las partes entienden que el proceso de pago está encaminado, es decir que el Gobierno haya avanzado en la derogación de la Ley Cerrojo y de Pago Soberano y haya salido al mercado a colocar los bonos ya anunciados por el ministro de Economía y Finanzas, Alfonso Prat Gay.
Otro elemento que podrá tener en consideración el tribunal, es la presentación de un Amicus Curiae que realizó el Gobierno de Estados Unidos, en el que manifestó a la Corte de Nueva York su posición favorable al pedido formulado por la Argentina respecto al pronunciamiento de Griesa.
Esta presentación del Gobierno de Barack Obama se concretó mientras el mandatario se encontraba en la Argentina en visita oficial y dos días después que el gobierno de Mauricio Macri elevó ante la Corte de Apelaciones un pedido destinado a ratificar la orden del juez Griesa que permite el levantamiento de las medidas cautelares para poder cerrar el acuerdo con los holdouts.
La audiencia fijada por la Corte de Apelaciones tiene como objetivo analizar el pedido que el mismo Griesa hizo al tribunal el 19 de febrero para que lo autorice a levantar la restricción que pesa sobre la Argentina para el pago de la deuda reestructurada y puso como condición para esto que se "se levanten los obstáculos legislativos" y el pago con los holdouts.
Para liberar la "injuction" que se encuentra vigente desde junio de 2014, que impide el pago a los bonistas reestructurados, el juez consideró que el bloqueo a los pagos del país va "en detrimento del interés público", debido "al cambio de circunstancias" generado en los últimos meses a partir de la nueva administración en Argentina y la decisión de llevar negociaciones efectivas en el marco de la mediación de Daniel Pollack.
Pocos días después del pronunciamiento de Griesa, el 1 de marzo los fondos buitre solicitaron al juez que extienda por treinta días la decisión de levantar o no las restricciones fijadas contra la Argentina, de manera de permitir que los hodouts que aún no negociaron con el país puedan hacerlo y luego de que el gobierno pague a sus demandantes lo acordado en las oficinas del mediador Pollack.
Apenas dos días después, el juez de Nueva York ratificó su decisión en rechazo al pedido de los holdouts y remitió la apelación al tribunal superior, el que finalmente deberá resolver esa situación.
Si el Tribunal de Apelaciones permite que el juez Griesa le conceda a la Argentina su petición de nulidad, las restricciones serán levantadas "de forma automática" una vez que sean cumplidas las condiciones de remover los obstáculos legislativos para alcanzar el acuerdo con los bonistas que imponen la Ley Cerrojo y de Pago Soberano, y que el país manifieste su compromiso de pagar de manera plena los acuerdos alcanzados en las últimas semanas.
El jueves, el gobierno de Obama manifestó en su Amicus Curiae a la Cámara de Apelaciones de Nueva York su posición en favor de levantar las restricciones legales que pesan contra el país "a la luz de los cambios de las circunstancias actuales del país", que tienen que ver con la nueva gestión del presidente Mauricio Macri.
"Los Estados Unidos tienen especial interés de política exterior en apoyar a la nueva administración de la Argentina en sus esfuerzos por revertir políticas económicas anteriores, para normalizar la relación de Argentina con sus acreedores, y fortalecer su economía. Si no se anula el pari passu esto tendría serias consecuencias para la economía argentina y para los intereses de Estados Unidos en la región", sostiene la presentación del fiscal de los Estados Unidos para el Distrito Sur de Nueva York, Preet Bharara.
El Gobierno argentino ya logró darle media sanción al proyecto de normalización de deuda, y obtuvo el dictamen positivo en un plenario de comisiones del Senado, por lo que espera dar sanción definitiva al camino legislativo en la sesión prevista para el martes.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico