El 2016 cerró con 23 homicidios en la ciudad

El 2015 cerró con 13 muertes violentas en la ciudad petrolera, en tanto en el 2016 aumentó considerablemente la cifra.

El primer homicidio de 2016 en Comodoro Rivadavia fue el de Yoni Bartolomé Flores Ramos (43), quien resultó asesinado al salir en defensa de una vecina a la que le estaba pegando el marido.

A lo largo de toda la jornada del domingo 24 de enero, víctima y victimario compartieron una fiesta en un domicilio del barrio San Martín y cerca de las 21 Flores Ramos recibió cuatro puñaladas en la espalda y tórax, que le provocaron la muerte en cuestión de minutos.

En febrero y abril no se registró ningún homicidio, pero en marzo se produjeron tres crímenes. El 7, a las 8:40 fue herido con un arma blanca Diego Bruno (24). El agresor resultó ser un menor de edad, de 17 años, de iniciales M.A.S., quien le aplicó una puñalada en el cuello tras una discusión y también le causó heridas leves a un amigo de la víctima. El 11 de ese mes confirmaron la muerte cerebral de Bruno, por lo cual fue desconectado al día siguiente.

En marzo también se produjo el primer femicidio del año que tuvo como víctima a Vanesa Daniela Farías (28). Fue asesinada por su ex pareja y padre de sus tres hijos, Horacio Fabián Atay (43). La agresión se produjo el 23 a las 23:30 sobre calle Saavedra al 200. La joven fue brutalmente apuñalada y agonizó hasta el 25 a las 19, cuando también fue desconectada.

El otro homicidio de marzo se produjo el último día de ese mes y la víctima fue Axel Barra (18), a quien ajusticiaron otros jóvenes de su mismo barrio, la Extensión del Máximo Abásolo. "Axel buchón, vos llamaste a la gorra", le dijeron y lo acribillaron.

En mayo se contaron dos homicidios: el de la bebé de 36 semanas que fue encontrada el 10 de ese mes en el basural y el de Néstor Alejandro Goroso (22), quien falleció el 30 luego de agonizar en el Hospital Regional desde el viernes 6. A las 7:30 de ese día, cuando se encontraba afuera de su casa ubicada sobre la avenida Rivadavia y Dabrowski, del barrio Quirno Costa, Goroso recibió tres tiros.

Mientras, durante la madrugada del sábado 2 de julio, Daniel Santiago Sánchez (25) fue atacado por tres hombres cuando caminaba por Alsina y Pasaje Venter, entre Rivadavia y San Martín. Antes de agredirlo lo llamaron por su apodo: "Ganso". Debido a la fractura de cráneo que sufrió durante la golpiza, falleció horas después en el Hospital Regional.

En la madrugada del sábado 16 de julio, en tanto, se produjo el asesinato de Eduardo Funes (29), quien fue encontrado en un pasaje del barrio Máximo Abásolo con alrededor de 60 puñaladas.

El noveno homicidio fue el de Matías Suárez (26), ocurrido en la tarde del 3 de agosto en el barrio San Cayetano. La víctima se encontraba afuera de su casa con un amigo cuando recibió un disparo en la cabeza y fue trasladado al Hospital Regional donde se constató su fallecimiento. El presunto autor del asesinato fue su primo Joaquín Suárez (24).

El sábado 27 de agosto se produjo el segundo femicidio del año en Comodoro. Valeria Palma fue asesinada a martillazos por su pareja, Mario Díaz. Ambos eran oriundos de Salta. Tras una discusión el hombre tomó un martillo y la golpeó con fuerza en el rostro, cráneo y otras partes del cuerpo. Los gritos de la chica motivaron la intervención del dueño del inquilinato, quien ingresó al cuarto y le sacó el martillo al agresor, aunque éste tomó rápidamente una plancha y un cuchillo y continuó su accionar contra la desafortunada. Ante esa reacción, el locador llamó a la policía y cuando estos llegaron aún continuaba la salvaje agresión contra la mujer, quien ya estaba sin vida.

El 12 de septiembre ocurrió una verdadera masacre en la ciudad, donde tres personas perdieron la vida: Gustavo Contreras, Yasmin Espinoza y Claudio Boz. Durante la madrugada mató a su suegra y a su cuñado; hirió de gravedad a sus dos hijastros adolescentes; golpeó a su esposa y luego se quitó la vida frente a sus dos pequeños hijos de 8 y 9 años. En la casa también vivía una joven cuñada y su hijo de 6 años.

El 11 de octubre fue hallado sin vida en su casa ubicada en la extensión del barrio Stella Maris Víctor Chacana. La versión oficial del ataque indica que el domingo sobre las 16:30 lo agredieron tres individuos en la calle. Un golpe en la cabeza le causó la muerte.

Angel Vidal, de 19 años, quien regresaba del barrio 9 de Julio donde se disputó el partido entre Newbery y Huracán, falleció el 20 de octubre luego de ser interceptado sobre la calle Marinero López por integrantes de la denominada banda "Los Papafritas". Un individuo descendió de un auto y le asestó el tiro.

El 9 de noviembre tuvo como víctima al albañil Luis Díaz, quien residía sobre la Calle 1 del barrio San Cayetano, y fue acribillado de siete tiros en el patio de su casa luego de descender de su camioneta Ford EcoSport. No alcanzó ni apagar el motor del vehículo cuando recibió la ráfaga de disparos. Cinco le impactaron en el pecho.

El 28 de noviembre, en la esquina de Nuestra Señora de Lourdes y avenida 10 de Noviembre a las 11:40 Darío Huaiquil fue interceptado frente al almacén "Bast-Mar". El asesino le gritó "¡eh, guacho!", para luego dispararle al menos dos tiros a quemarropa. El joven corrió unas cuatro cuadras malherido por Nuestra Señora de Lourdes, Francisco Vivaldi, El Patagónico y llegó hasta Carlos Gardel al 1.500. Cayó desvanecido en la vereda de la casa de su abuela, Rosa Uribe. Sus tíos lo levantaron y lo llevaron en un vehículo particular hasta el Hospital Regional.

Paulo Diego Olima fue la primera víctima en el mes de diciembre. Fue en medio de un enfrentamiento de dos grupos del barrio Laprida, sobre calle Honduras y Paraguay. Olima fue trasladado en un vehículo particular al Hospital Regional y horas más tarde falleció en el nosocomio Alvear, como consecuencia de la herida corto punzante a la altura del corazón.

Jonathan Vera de 22 años, murió luego de recibir un disparo en la cabeza mientras iba a bordo de una camioneta Toyota Hilux doble cabina el 15 de diciembre. Fue al pasar por la casa de la familia Nieves, ubicada en inmediaciones Las Margaritas y San Martín, que tuvieron un inconveniente con Hugo Jesús Matías Nieves y con un adolescente de 16 años, apodado "Pela".

Oscar Alejandro Mansilla, de 19 años, fue brutalmente golpeado en la cabeza y asesinado de un disparo en el abdomen el 22 de diciembre a la madrugada en Mburucuyá y 12 de Octubre del barrio La Floresta. Su cuerpo fue encontrado recostado a unos 30 metros del lugar de la agresión, con las piernas estiradas y sin zapatillas.

Diego Gustavo Soto se ganaba la vida limpiando vidrios de vehículos en distintas esquinas de Comodoro Rivadavia. En la mañana de Navidad fue acuchillado en el patio de una casa de la calle 13 de Diciembre, lindera a la sede de la CGT. Recibió al menos cinco puñaladas. Los presuntos autores son dos hermanos de apellido Llantén. Un oficial que regresaba de cumplir servicio se cruzó en las cercanías con los sospechosos. Estaban ensangrentados y uno de ellos tenía un cuchillo en sus manos. Atacaron al policía, quien alcanzó a pedir refuerzos y lograron detenerlos.

Humberto Barría, el habitante de un asentamiento de Kilómetro 8 que había sido herido de un disparo en el cuello durante la noche del 14 de diciembre, estaba internado en el Hospital Regional y falleció también el 25 de diciembre. Eran alrededor de las 22 del miércoles 14 cuando el hombre salió al patio delantero de su vivienda a fumar un cigarrillo y recibió un disparo en la zona del cuello. La víctima sólo alcanzó a decirles a su pareja y a su suegra que lo habían herido y cayó desplomado.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico