El 4 de julio de 1939 nació el primer cuerpo de bomberos de Comodoro Rivadavia

La existencia mayoritaria de viviendas de chapa y madera, es decir construcciones de rápida combustión si se producía un incendio, enlutaron a numerosos hogares y provocaron cuantiosas pérdidas en esta ciudad a principios del siglo XX. Luego de varias reuniones, en 1939 un grupo de vecinos creó el primer Cuerpo de Bomberos Voluntarios de Comodoro Rivadavia, bajo el lema: "Abnegación, Sacrificio y Desinterés".

Comodoro Rivadavia tiene una de las Asociaciones de Bomberos Voluntarios más prestigiosas de la Patagonia, porque a lo largo de su historia ha sido conducida por ciudadanos solidarios y ha contado en sus filas con bomberos altamente capacitados, con reconocimiento nacional e internacional.

A su vez la institución se ha ganado el respaldo de la comunidad. El 4 de julio de 1939, en la Casa Municipal, un grupo de vecinos inauguró el primer cuerpo de Bomberos Voluntarios. El primer presidente fue Marcial Riadigos y durante los 77 años de historia han pasado hombres y mujeres que sólo se acercaron con el deseo de ayudar y dar una mano a la comunidad.

El legado se contagió de generación a generación y hoy la institución está fortalecida detrás de claros objetivos, el más próximo aquel de contar con un nuevo edificio para el Cuartel Central.

Al momento de la creación, ese 4 de julio 1939 el comisionado municipal declaró abierto el acto y seguidamente expuso en forma amplia y precisa los motivos que lo indujeron para convocar al vecindario y que era de conocimiento general. Con esas palabras del acta número 1 nació el Cuerpo de Bomberos Voluntarios y se formó la comisión con Marcial Riadigos, Kurt Zeiter, Julián García, Ernesto Neippe, Atanasio Castaño y Emilio Alegría.

Los primeros aspirantes a bomberos voluntarios que ingresaron fueron los chilenos Juan de la Cruz Heraste y Orozimbo Saldivia Valle, además de Juan Andrade, Ventura Hernández, Julio Yangurdo y Francisco Regueses.

Así, con la ayuda de los vecinos y frágiles elementos como baldes, sogas, escaleras de madera y hachas, apagaban incendios, hacían rescates en altura y de víctimas de accidentes de tránsito. También trasladaban heridos a centros asistenciales y realizaban actividades con defensa civil y fuerzas armadas.

El comandante Alberto Lasenay estaba al mando del primer cuartel mientras la asociación se ponía en marcha. Sus directivos iniciaban también los trámites para obtener la personería jurídica lograda el 7 de agosto de 1941.

Antes de eso, el 16 de mayo de 1941 solicitaron una fracción de terreno para construir la sede del cuartel, primero en la calle España esquina Italia con diez metros de frente cien de fondo.Después la Dirección Nacional de Tierras les otorgó la esquina de Francia y Huergo. Diez años más tarde iniciaron la construcción del edificio y el 13 de julio de 1951 obtuvieron el título de propiedad firmado por el presidente de la Nación, Juan Perón.
bomberos
Antes le pidieron al comisionado municipal la continuación del convenio que les permitía usar los camiones tanques y camionetas municipales en caso de incendio. El intendente interino David Levori les contestó al siguiente mes que acordaba el uso de los equipos pero que la exención de impuestos debía aprobarla el Concejo.

Los bomberos pagaban alumbrado y limpieza como cualquier vecino. En 1944 aprovechando la renovación de las cañerías de agua en la ciudad pidieron que se pusiera tomas de agua en todas las bocacalles.

El pedido buscaba una solución a los problemas de abastecimiento de agua. Apenas había unos cuantos grifos y estaban obligados a transportar por varias cuadras el agua en mangueras sin presión. Obras Públicas aprobó el pedido y comenzaron las gestiones ante YPF para concretarlo.

Las tomas se pusieron en 25 de Mayo y Abásolo. Para su funcionamiento la Asociación recibía subvenciones de YPF, la Municipalidad y la Gobernación, el apoyo de la Sociedad Cooperativa Popular Limitada, además de los aportes de las cuotas societarias y de la recaudación de rifas y fiestas.

Los fondos eran prácticamente nulos y más de una vez había que hacerse cargo del combustible
de la autobomba para ir a los incendios y finalmente apagado el fuego arreglar la unidad como se
podía.

mena44.jpg

Así, este cuartel se convirtió en el número 23 a nivel país. En la actualidad, la Asociación está formada por un cuartel central y tres destacamentos distribuidos estratégicamente en el ejido urbano de Comodoro Rivadavia.

En Kilómetro 8 se encuentra el Destacamento 2. El Destacamento 3 está ubicado en Kilómetro 3 y el Destacamento 1 en Kennedy y Rivadavia.

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico