El 80% de las motos se ensamblan en el país

Las terminales de motos quieren impulsar con el Gobierno la elaboración de un marco normativo que favorezca la fabricación nacional, aumentar las restricciones a los productos terminados y que el ensamblado de las unidades incorpore, en etapas, mayor cantidad de motopartes de producción argentina.

La iniciativa de la Cámara de Fabricantes de Motovehículos (Cafam) tiene en cuenta que durante 2015 se patentaron 480.027 unidades de las cuales el 80 por ciento -unas 381.661- fueron ensambladas en el país, con una baja del 0,4 por ciento en comparación con los niveles de ventas de 2014, año en el cual se llegó a los 482.065 motovehículos.
El vicepresidente de Cafam, Pablo Hlebszevitsch, explicó que respecto al nivel de composición de las motos "es un problema que existe por falta de una normativa clara como la que regula la actividad en el sector automotor que especifica que el 60 por ciento de las autopartes de un vehículo fabricado en el país deben ser de origen Mercosur".
"En la producción de motos no hay nada. Durante años transitamos lo que fue una política de solicitud por parte del Gobierno en algunos casos medido en porcentajes sobre cantidad de ventas, o sobre costos, o sobre piezas por unidad, pero las empresas buscan definir una fórmula que se mantenga en el tiempo que les permita saber hacia dónde ir", afirmó el directivo.
Las terminales retomaron con el Gobierno de Mauricio Macri el diálogo a partir de "un interés de fortalecer una industria desarrollada que ofrezca reglas claras y previsibilidad sobre qué nivel de integración alcanzar y en qué plazos que permite no sólo proyectar las inversiones, sino desarrollar a los proveedores partistas".
Con un parque de 4,5 millones de motos y 6,5 millones de usuarios, la Argentina es el segundo mercado en importancia de América Latina, y las provincias donde más patentamientos se registraron durante 2015 fueron Buenos Aires (133.329), Santa Fe (45.074) y Córdoba (39.528).
El 52 por ciento de las motos patentadas fueron de más de 100 a 125 cm3, y el 41 por ciento correspondió a modelos de más de 125 a 250 cm3.
El directivo reafirmó que la adecuación de las nuevas normativas contribuirá a la recuperación del sector, luego de dos años de sufrir pérdidas por 100 millones de dólares.
"Luego de un 2014 en que las empresas estuvieron limitadas en lo que se podía girar al exterior y la falta piezas y en consecuencia tuvieron una oferta de productos menor a la demanda, este 2016 se anticipa más positivo con una liberización gradual que permitirá a las empresas a cancelar sus deudas con los proveedores y empezar a regularizar sus compras externas" explicó.
En consecuencia, el directivo advierte "un mercado bastante similar al del año pasado, en poco menos de medio millón de unidades, con la obligación de reacomodar y normalizar todos los términos con la posibilidad de volver a crecer en 2017".
Hlebszevitsch expresó que las empresas del sector se manifestaron optimistas frente a las últimas medidas aplicadas por el Gobierno, como la reducción del impuesto interno a las motos que redujo la alícuota al 10 por ciento y subió la base imponible a los 65.000 pesos, la prórroga por nueve meses de la resolución sobre la caducidad de las homologaciones y emisiones de las licencias de configuración de modelo.
Otro punto de interés para el sector es el nuevo régimen de licencias automáticas y no automáticas para la importación, y ante la eliminación de las Declaraciones Juradas Anticipadas de Importación (DJAI), la entidad enfatizó la importancia de que el nuevo sistema contribuya a preservar la industria nacional, beneficiando a los fabricantes que invierten en el país y dan trabajo en un sector que emplea a más de 23.500 personas.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico