El agresor de Bacar tiene dos costillas fracturadas y hoy revisarán su detención

El abogado particular de Fernando "Coti" Ojeda solicitó ayer ante la Oficina Judicial que su defendido fuera atendido por médicos, debido a los fuertes dolores que padece producto de la agresión que sufrió el miércoles a la madrugada durante el incidente en el que fue apuñalado Dicker Bacar, quien continúa en coma farmacológico. El detenido está imputado por tentativa de homicidio.

Fernando Jorge Ojeda (30) se encuentra alojado en un calabozo de la Seccional Tercera después que el viernes último la justicia lo imputó por el ataque a Dicker Bacar (27), quien se encuentra internado en estado muy delicado.
Durante la formalización de la investigación, Ojeda aseguró que el miércoles a la madrugada se defendió del ataque de varias personas suscitado en el domicilio de la calle Quiroga 178 del barrio José Fuchs. Admitió que utilizó un cuchillo que tenía en su mochila contra Bacar, quien desde esa madrugada se debate entre la vida y la muerte.
Según la acusación fiscal, en esa reunión en la que compartieron bebidas alcohólicas los presentes eran cuatro hombres y dos mujeres. En un momento dado, Ojeda -que años atrás habría sido golpeado por Bacar- se paró y sin mediar palabras le aplicó una puñalada a la altura del pectoral derecho.
Según el relato de los testigos, Ojeda estaba cegado y quería seguir atacando al herido que quedó tirado en el suelo y perdió abundante sangre. Entonces, los amigos en común tuvieron que intervenir y uno de ellos golpeó con una pala a Ojeda.
Bacar fue trasladado de urgencia a la guardia del centro asistencial y la lesión le afectó seriamente un pulmón. Se encuentra internado en una sala de terapia intensiva con pronóstico de coma farmacológico.
Fuentes oficiales señalaron a El Patagónico que el hombre se encuentra asistido con respiración artificial y al cierre de esta edición seguía en el mismo estado de salud. El fiscal de la causa espera su evolución favorable para tomarle declaración.

COSTILLAS FRACTURADAS

En la audiencia del viernes, Ojeda expuso que había sido golpeado y tenía fuertes dolores en todo el cuerpo. El Cuerpo Médico Forense constató que tiene dos costillas fracturadas además de otras lesiones menores. Su abogado Sergio Romero, en tanto, se comunicó ayer con la Oficina Judicial y pidió que sea atendido de manera urgente por los fuertes dolores.
El preso fue trasladado y atendido en el Hospital Regional. En ese contexto, Romero solicitó una audiencia de revisión de la prisión preventiva que cumple Ojeda con la intención de pedir el arresto domiciliario. El acto judicial será hoy y estará presidido por dos magistrados para analizar los pormenores de la causa y el estado de salud del detenido.
Hay que recordar que un día después que la Brigada de Investigaciones allanó dos domicilios en busca de Ojeda y donde secuestró una remera y un pantalón con manchas de sangre; el sospechoso se entregó ante la justicia. En ese marco, fue acusado por el delito de homicidio simple en grado de tentativa, y la juez penal Gladys Olavarría le impuso quince días de prisión preventiva.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico