El agresor de Dicker Bacar continuará detenido

La prisión preventiva que viene cumpliendo Fernando Ojeda por las lesiones que le efectuó con un cuchillo a Dicker Bacar se mantendrá hasta que se cumplan los 15 días que ordenó la juez natural. Así lo confirmó el tribunal que revisó ayer la resolución, a pedido de la defensa. La víctima, en tanto, sigue internada en el Hospital Regional sin que se detecten mejorías en su salud.

La revisión de la prisión preventiva de Fernando "Coti" Ojeda fue solicitada por su defensor, Sergio Romero, quien entendió que por medio del artículo 236 un tribunal colegiado podía tomar en cuenta el hecho de que ya hayan declarado los testigos del hecho en la Fiscalía y de esa manera cesar el peligro de entorpecimiento que fundó el dictado de la medida de coerción.
Hay que recordar que la juez natural de la causa, Gladys Olavarría, dictó la prisión preventiva de Ojeda por el plazo de 15 días, atento a las medidas de prueba que debía producir la fiscal general Cecilia Codina, estimando ese plazo como suficiente.
La revisión mencionada se llevó a cabo ayer en la Oficina Judicial con el tribunal que integraron los jueces Miguel Ángel Caviglia y Alejandro Soñis. A ellos fue a quien el abogado de Ojeda les pidió la libertad, mientras que la acusadora pública rechazó la solicitud y reclamó que se confirmara en todos sus términos la resolución dictada por Olavarría durante el control de la detención.
Luego de escuchar a las partes, el tribunal dictó un cuarto intermedio para deliberar y una vez que se retomó la audiencia resolvieron no hacer lugar al pedido de la defensa y confirmar la resolución de la juez natural en todos sus términos. Es decir, la prisión preventiva de Ojeda.

TIEMPO DE REVANCHA
Hay que recordar que el hecho en cuestión tuvo lugar en una casa de la calle Quiroga 178 del barrio José Fuchs durante la madrugada del miércoles. Eran cuatro hombres y dos mujeres que compartían bebidas allí y en un momento dado Ojeda se habría levantado y le habría clavado un cuchillo en el pecho a Bacar sin que existiera discusión previa. Según trascendería luego, ambos tenían una antigua disputa que hace dos años había desembocado en que Bacar durmiera de una piña a Ojeda.
Pero ahora éste pegó primero. Y lo hizo con un arma blanca. Ojeda habría querido seguir la agresión y los amigos en común tuvieron que intervenir. Uno de ellos habría tomado una pala para golpearlo en la zona de las costillas y en la cabeza para evitar que matara al herido que quedó tirado en el piso.
Toda la agresión transcurrió en el interior del domicilio, donde los investigadores horas después levantaron rastros de sangre. El herido fue trasladado de urgencia a la guardia del Hospital Regional, mientras el atacante se retiró. Posteriormente, en su declaración Ojeda alegaría que actuó en defensa propia porque fue agredido por varias personas. El hombre se entregó solo, consciente de que la Policía ya lo buscaba.
A todo esto, la víctima continúa internada en grave estado y hasta el momento no se han detectado avances favorables en su salud, por lo que continúa con respiración mecánica en la sala de Terapia Intensiva del Hospital Regional.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico