El "Aguilucho" sufrió más de la cuenta para festejar ante Laprida

En un emotivo encuentro, Próspero Palazzo derrotó 1-0 a Laprida del Oeste con un gol de penal de Andrés Vargas, y sumó la primera victoria en el segundo semestre. El conjunto del "Far West" mereció un poco más porque fue superior en el complemento.

por Carlos Alvarez
c.alvarez@elpatagonico.net

El regreso del fútbol comodorense arrojó un partido entretenido en cancha de Palazzo, donde el "Aguilucho" sufrió para sumar la primera victoria del segundo semestre frente a Laprida del Oeste por 1-0.
El conjunto "rojinegro" cambió el cuerpo técnico y cumplió con la vieja frase que reza: "técnico que debuta, gana". Ayer, en el banco de suplentes estuvo Daniel Gueicha quien se alejó de Petroquímica y sumó a Palazzo al defensor Alejandro Bahamonde y a Darío Matus.
Palazzo pasó susto sobre los 12m tras una jugada a favor, y luego despertó. Díaz sacó largo, Rivas habilitó a Hauros y el delantero definió apenas por encima del horizontal luego de dejar desairado a su marcador. El local apretó el acelerador, y generó peligro con Matus, en versión delantera. El ex "Verde" entró por la derecha y al querer gambetear a su marcador Julio Conteras, el defensor lo bajó en el área. López no dudó, y cobró la pena máxima. Andrés Vargas fue el responsable de patear el penal y lo cambió por gol, pero Laprida mejoró.
Ajustó marcas, y entró más en juego Lucas Onit y Sebastián Rivas quien sobre los 25m habilitó a Hauros, pero el ex Portugués no estuvo fino en la puntería. Pasada la media hora, Onit pateó un tiro libre desde el borde del área, y comenzó a crecer la figura de Brian Barría bajo los tres palos.
En el complemento, Rivas convenció a sus muchachos que se podía, y se adelantaron en el terreno. Palazzo se replegó peligrosamente cerca de su arco, y Laprida comenzó a bombardear. Sobre el cuarto de hora, Contreras le pegó con la derecha al borde del área chica, y la pelota se fue alta, pero Barría seguía siendo protagonista. Le sacó un remate al ingresado Martínez, y también un tiro libre de Nancuante mientras Gueicha pedía a los gritos que salgan del fondo.
Los minutos se consumieron con la pelota en la mitad del terreno del "Aguilucho" que terminó pidiendo la hora. En tiempo cumplido, a Laprida no le salió ni el tiro del final porque Quiroga despejó un remate a quemarropa cuando Barría ya estaba vencido.
Palazzo sumó pero no dejó una buena imagen en el complemento, y deberá mejorar si quiere ser protagonista, mientras que Laprida se fue sabiendo que con esa actitud y ese juego serán más los partidos que gane que los que pierda.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico