El aislamiento de Rajoy acerca a España a un gobierno progresista

Pese a que el líder del Partido Popular pretende someterse al debate de investidura por haber sido el vencedor de los comicios del 20 de diciembre último, ya nadie cree que pueda conseguir la reelección.

Las opciones del socialista Pedro Sánchez de encabezar un gobierno progresista en España aumentaron ayer después de que los liberales de Ciudadanos se mostraran abiertos a brindarle su apoyo ante el aislamiento en el que se encuentra el líder conservador Mariano Rajoy.
Pese a que Rajoy pretende someterse al debate de investidura por haber sido el vencedor de los comicios del 20 de diciembre último, ya nadie cree que pueda conseguir la reelección.
"Todo el mundo sabe que Rajoy tiene muy difícil la puesta en marcha de otro gobierno, porque no tiene mayoría, se ha quedado muy solo, y la mayoría absoluta que tenía rompió relaciones y puentes con algunos de sus votantes y con la oposición", afirmó ayer Albert Rivera, líder de Ciudadanos.
Rivera se había comprometido a abstenerse para que el Partido Popular (PP) pudiera gobernar en minoría, pero la negativa del Partido Socialista (PSOE) de Sánchez a adoptar igual posición para garantizar la investidura de Rajoy convirtió esta opción en inviable.
A tal punto que de boca de Rajoy sólo salen reproches para el líder opositor. "Si el señor Sánchez dice que no, tendrá que explicar por qué lo dice a un gobierno que era el mejor para generar crecimiento económico y empleo", indicó.
"Desde el sectarismo no se construye absolutamente nada", remarcó Rajoy sobre la actitud el PSOE, en declaraciones a los periodistas en el marco de dos actos relacionados con la feria de turismo Fitur.
Los mensajes del líder conservador poco han servido para que Sánchez se replantee su posición. Por el contrario, el dirigente socialista se ha lanzado contra Rajoy.
"Extraña que nadie sepa nada de negociaciones de Rajoy con otros partidos", sostuvo en un Foro económico.
"No es porque el PP sea discreto, es que no las hay. Rajoy es un político con un proyecto político agotado, asediado por la corrupción y aislado, incapaz de acordar con nadie más que consigo mismo", subrayó Sánchez, quien recordó al dirigente conservador que "cuatro años gobernando de espaldas a todos pasan factura".

LA POSICION DEL REY

El rey Felipe VI también parece haber asumido esta situación, tal como reconoció ante los primeros representantes de los partidos que obtuvieron bancas en el parlamento con los que se reunió en el marco de la ronda de contactos para decidir el candidato a la presidencia del gobierno.
Ayer, el monarca recibió en el palacio de La Zarzuela a los portavoces de Unión del Pueblo Navarro (UPN) y el Partido Nacionalista Vasco (PNV), mientras sigue reinando la incertidumbre en España sobre si se logrará formar gobierno -ahora mismo la única posibilidad sería una alternativa a Rajoy- o el país deberá celebrar nuevas elecciones.
El hecho de que Rajoy no sea una opción, no implica que los liberales vayan a facilitar un gobierno de "izquierda" con Sánchez a la cabeza y con el apoyo de Podemos y los partidos independentistas de Cataluña.
No obstante, sí estarían dispuestos a facilitar un gobierno progresista de los socialistas si el resto de fuerzas se abstienen, incluyendo al PP.
Así lo admitió el vocero de Ciudadanos en el Congreso, Juan Carlos Girauta, quien dijo que "sobre el papel" existe la posibilidad de respaldar la investidura de Sánchez siempre y cuando el resto de los grupos se abstuvieran y no hubiese contraído compromisos que pusieran en riesgo la unidad de España.
El diputado eludió pronunciarse sobre qué harían sin el PP votaba en contra, ya que se da por hecho que Ciudadanos sólo apoyaría al PSOE si Podemos, los nacionalistas y los independentistas se abstuvieran.
Hace unos días ha cobrado fuerza la idea de que Sánchez cuenta con un "plan B" como alternativa a un acuerdo de investidura con Podemos, ante la negativa de la fuerza de izquierda a renunciar a la celebración de un referéndum en Cataluña como condición para respaldar cualquier investidura. Ese plan consistiría en lograr el apoyo de Ciudadanos y la abstención de Podemos.
Aunque Ciudadanos dejó entrever que ésta posibilidad está sobre la mesa, por ahora Rivera se muestra cauto y evita pronunciarse sobre un eventual acuerdo para investir a Sánchez, al que continúa hostigando.
"Rajoy tiene un proyecto obsoleto, acabado, pero Sánchez no tiene proyecto", subrayó ayer Rivera en declaraciones a Radio Nacional de España (RNE).
No obstante, Rivera aclaró que "Ciudadanos puede hablar con el PSOE", y que la prueba es que el socialista Patxi López es presidente de la Cámara Baja gracias a un acuerdo entre ambas fuerzas, el primero de la legislatura.
Sánchez, en tanto, continúa intentando lograr un acercamiento entre su PSOE y Podemos, pero el principal escollo para un acuerdo sigue siendo el referéndum de Cataluña que exige la formación de ultraizquierda para apoyar a los socialistas, y en ese sentido, la palabra de la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, es clave.
"No pasa nada por volver a convocar elecciones", sostuvo en una entrevista que publicó hoy la revista Vanity Fair, en donde defiende que quien quiera gobernar España debe tener una propuesta para Cataluña y "los socialistas no han hecho ninguna", avisa.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico