El ajustado resultado en el balotaje obligará a Cambiemos a negociar acuerdos

Producto del resultado electoral del 25 de octubre, a partir del 10 de diciembre la nueva configuración del Congreso mostrará que Macri no gozará de mayorías en ninguna de las dos cámaras, por lo que estará obligado a negociar en cada sesión.

Cuando asuma el 10 de diciembre, Mauricio Macri iniciará su gobierno con la necesidad de tender puentes de negociación, tanto a nivel parlamentario como con los mandatarios provinciales para asegurar la gobernabilidad. Es que la llegada del líder de Cambiemos a la Casa Rosada a través del balotaje, en el que se impuso por algo más de 2 puntos porcentuales, esconde el mapa político que habrá en el Congreso y en las provincias.
Producto del resultado electoral del 25 de octubre, a partir del 10 de diciembre la nueva configuración del Congreso mostrará que Macri no gozará de mayorías en ninguna de las dos cámaras, por lo que estará obligado a negociar en cada sesión, no sólo para lograr quórum y habilitar los debates, sino también para aprobar las leyes.
En el Senado, el Frente para la Victoria (FpV) tendrá a partir del 10 de diciembre 41 legisladores -cuatro más que el quórum reglamentario-, de los 72 que componen ese ámbito legislativo y Cambiemos sólo alcanza los 15 miembros.
De esta forma, la Cámara alta se podría convertir, de no prosperar acuerdos, en una especie de peaje de los proyectos de Macri, teniendo en cuenta que responde directamente a los gobernadores. Allí, por segunda vez en la historia, luego de Isabel Martínez de Perón, habrá una mujer como máxima autoridad del Senado: Gabriela Michetti.
No será una negociación sencilla, con los senadores y también con los gobernadores provinciales, para que el nuevo mandatario pueda contar con la presidencia Provisional del Senado -prometida al radicalismo- y tercera en la sucesión presidencial, al igual que la titularidad de las principales comisiones asesoras.
Hay que recordar, que luego del año electoral con fechas disociadas de la nacional, el presidente electo tendrá que gobernar un país en el que más de la mitad de las provincias estarán bajo mandatos kirchneristas y sólo tendrá cinco gobernadores alineados a su espacio desde su asunción.

EN LAS PROVINCIAS
La necesidad de entablar negociaciones con los mandatarios provinciales será vital para la gobernabilidad de Macri, ya que de los 24 gobernadores un total de 16 llegaron a sus respectivas casas de Gobierno con otro signo político distinto a Cambiemos.
El grupo de gobernadores más representativo corresponde al Frente para la Victoria que agrupa a 12 mandatarios. Se trata de los gobernadores provinciales de Catamarca, Lucía Corpacci; de Chaco, Domingo Peppo; de Entre Ríos, Gustavo Bordet; de Formosa, Gildo Insfrán; de La Rioja, Sergio Casas; de Misiones, Hugo Passalacqua; de Salta, Juan Manuel Urtubey; de San Juan, Sergio Uñac; de Santa Cruz, Alicia Kirchner; de Santiago del Estero, Claudia Ledesma Abdala; de Tierra del Fuego, Rosana Bertone; y de Tucumán, Juan Manzur.
Se sumarían cuatro provincias hidrocarburíferas no alineadas directamente a la Casa Rosada, pero controladas por mandatarios de extracto peronista elegidos a través de partidos provinciales. Ellas son: Chubut, con Mario Das Neves; Río Negro, con Alberto Weretilneck; Neuquén, de Omar Gutiérrez, y La Pampa, con el senador Carlos Verna.
En definitiva, Macri contará con sólo 4 gobernadores puros alineados a su espacio: Buenos Aires, Jujuy, Mendoza y la Ciudad de Buenos Aires. Habrá que ver qué sucede con Córdoba donde el presidente electo recibió un aluvión de votos. También, se podría sumar Corrientes.
En la Cámara de Diputados, el Frente para la Victoria será el bloque mayoritario con 98 legisladores propios, de los cuales 24 son de La Cámpora. Mientras la nueva coalición gobernante tendrá 91 integrantes entre el radicalismo, el PRO y la Coalición Cívica, que comanda Elisa Carrió.
Aquí, Macri primero deberá sellar una negociación interna para consolidar al menos un interbloque entre las tres fuerzas que componen Cambiemos, y después afrontar un consenso para la distribuciones de los principales cargos de diputados.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico