El amor tiene cara de concejal

Romances olvidados y otros vigentes. Afanes de protagonismo, más allá del costo. Gente que encuentra trabajo a partir de su paciencia y los políticos que no resisten ni su propio archivo.

Con fritas y una Mirinda

La semana que pasó, el gobierno provincial mostró todo un gesto con lo que será la alicaída industria pesquera local. Claro que no hablamos de nuevas gestiones con la ya anunciada obra de ampliación del puerto por parte de Nación; la reactivación de zona franca; algún apoyo a los gremios pesqueros que hoy debe subsidiar la municipalidad; o el anuncio de algún otro plan específico.
Al contrario, la gestión va por mucho más y dio con el hombre que tiene sin dudas la capacidad de hacer todo eso y mucho más: Fabio Cambareri, flamante administrador del puerto comodorense.
El hijo de un histórico dirigente radical y ex abogado de UOCRA no solo fue denunciado en su momento por comprar el título de abogado en la universidad local, sino que además se le desconoce antecedente alguno que acredite algún conocimiento en la materia. De hecho, se dice que lo más cerca que ha estado de un pescado es cuando pasea por las góndolas de congelados en el supermercado, o la fugaz lectura de algún menú, de esos que pasa de largo para ir directo a la sección pastas.

A pedido del público

Aunque esta sección se llama Banquina Política, una de las perlitas que más resonó la semana pasada fue aquella que encarnó un mero chisme de peluquería, para compartir la buena nueva de que una concejal encontró el amor en su lugar de trabajo. Como damos por sentado que lo atractivo del caso no era el cotorreo digno de dos tías mayores en el almacén de la esquina, sino el hecho de que tan hermoso sentimiento tocara a otra feliz pareja, decidimos recopilar otras felices duplas que calentaron sus corazones al fuego de ordenanzas y expresiones de deseos, algo así como para ilustrar a los más nuevos que reclaman que esas cosas no les pasan a ellos y para que vean que aún tienen esperanzas. Solo hay que saber mirar.
Promediando la gestión de Martín Buzzi en la intendencia, la ex radical Ercira Paredes quedó flechada con el vecinalista Roberto Arias, secretario del bloque entonces. La unión no solo produjo la ruptura de la bancada -que también integraba a Ana Bonaguro- para armar el bloque vecinal unipersonal, sino que además el amor prospera aún, varios kilómetros al norte de la provincia.
Hoy padre de familia, Gustavo Reyes también vivió un romance pasajero con su secretaria, y más allá de otras uniones que comentamos en el despacho anterior, también se consolido en la casa una extraña pareja entre dos concejales ultraperonistas, varones ambos. Si bien no se prodigaban amor mutuo, cosecharon una estrecha relación basada en gustos compartidos por la música, el buen vino y la amplitud de criterio a la hora de los ágapes, al punto tal de que mucho antes de que se hablara de la ley de igualdad de género, ellos ya la aplicaban.
Sin embargo, la que más suerte tuvo en el amor siendo concejal fue sin dudas Alicia Dubreuil, que no cosechó una sino dos parejas en sus dos mandatos, ambas con descendencia: con el referente deportivo Claudio Necol primero, aspirante entonces a conducir el área deportiva municipal; y después con el secretario de su bloque, Diego Acosta, hoy concejal en Rada Tilly.
Una que quedó trunca se dio durante 2015: el día que la empleada municipal y el concejal se habían citado en el bloque del primer piso para concretar, el corazón le jugó una mala pasada al galán, quizás por la ansiedad erótica de lo que vendría, razón por la cual fue trasladado a un sanatorio y dejar todo en suspenso.

Fuera de reparto

La intentona de auditar a la SCPL por parte del Tribunal de Cuentas Municipal (TCM) dejó a la vista varios hilos la semana que pasó. Por un lado, la llamativa impermeabilidad de la prestadora para cualquier tipo de control, incluso los obligatorios; esos que se reducen a informes que ellos mismos deben presentar y que jamás lo hacen en tiempo no en forma; una costumbre muy alejada de las instituciones que gozan de buena salud institucional.
Pero por otra parte quedó en evidencia que los dos vocales de la oposición del Tribunal de Cuentas, Carlos Relly y Gastón Acevedo, decidieron cortarse solos con una jugada que sin dudas tuvo más de política que de vocación de control, dado que si así hubiera sido, siendo abogados ambos, hubieran apelado a la transversalidad institucional buscando el apoyo del Concejo Deliberante -que trabajaba en el mismo sentido- para "blindar" el objetivo de fondo, que era acceder a los datos de la prestadora.
También es llamativa la fecha en que emitieron la resolución de auditoría: el mismo jueves 10 de marzo en que los concejales pagaban el costo político de avalar el "tarifazo" para la energía eléctrica que desde abril impactará fuerte en los bolsillos de los ciudadanos comodorenses.
En este escenario, todos los rumores de pasillo conducen a Relly. Dicen que el bajo perfil no es lo suyo y el papel que le tocó en suerte con su enrolamiento en Chubut Somos Todos no le permite explotar todo el caudal político que él cree que tiene. Así sería de los que abonan a aquello de que no importa lo que se diga de uno con tal de que se hable, y papelón incluido, lo de la auditoría sería apenas la primera entrega de una saga que ya prepara para deleitar a la tribuna.
Se debe recordar que en su momento Relly fue uno de los expulsados de la UCR por haber votado en sintonía con el gobierno de Das Neves la anticipada renegociación petrolera con PAE, allá por 2007 cuando era legislador provincial.

Convidados de piedra

Quizá para neutralizar la reunión que Carlos Linares mantuvo con diputados del FpV el viernes, o a lo mejor en un interés genuino en debatir ciertos temas, la agrupación Evita -dasnevista ahora- organizó una charla debate sobre la industria petrolera, orientada puntualmente al fondo anticíclico.
El evento fue el viernes a las 18 en el local de Alvear 722 y congregaron a una buena cantidad de chusotistas, e incluso al intendente de Sarmiento, Ricardo Britapaja, y todo el material con que se promocionó el acto a posteriori, se basó en reproducir fotografías de los presentes y del panel de expositores, aunque no hubo texto o conclusiones que acompañaran.
Claro que esto último no es de extrañar: la mesa central estaba integrada por el ministro de Hidrocarburos, Sergio Bohe; el senador Alfredo Héctor González Luenzo; el ex aspirante a la intendencia y concejal, Ricardo Gaitán; y el referente de la agrupación, Victor "Chino" Sánchez, con lo que de una simple operación matemática surge que la mitad más uno de la mesa podría haber opinado del tema con la misma solvencia que de física cuántica.

Conduciendo a Miss Daisy

Como se mencionó, Carlos Linares se reunió el viernes en el quincho de El Patagon con gran parte del bloque del Frente para la Victoria de la Legislatura provincial. Del convite participaron, por ejemplo, el ex vicegobernador Gustavo Mac Karthy, David González, Viviana Navarro, Gustavo Fita, Alfredo Di Filippo, Sergio Brúscoli, José Grazzini, el viceintendente Juan Pablo Luque, los concejales Guillermo Almirón, Maximiliano Sampaoli y Nicolás Caridi, algunos funcionarios municipales de segunda línea e incluso el hoy olvidado Sebastián Balochi.
Mientras se desconoce el contenido del encuentro, dado que la reunión solo fue "cubierta" por un diario del valle y la información apenas circuló en un posteo de Facebook de perfil del intendente en la que se habla de la necesidad de una relación madura con la Legislatura, el encuentro dejó una revelación: uno de los diputados, muy acostumbrado a conducir para otros -vehículos, claro está- encontró nuevo compañero de rutas; y así como antes llevaba a todos lados a Néstor Di Pierro, ahora lustra la butaca del acompañante para el "Peludo" Di Filippo.

Especialista en todo

Así como fue motivo de asombro la designación de Fabio Cambareri, hay que decir que la versatilidad para las funciones, siempre y cuando sean para el Estado, es un don presente en varios. Ricardo Murcia es una prueba cabal de ello. De subsecretario de Control Operativo municipal y especializado en temáticas de administración sanitaria, según el mismo repetía a quien quisiera oír, aspiró con poca suerte a la viceintendencia municipal y cuando parecía que había quedado afuera de todo, alguien en Rawson recordó su enorme capacidad y lo nombraron subsecretario de Regulación y Control Ambiental.
Pero el dicho popular asevera que no hay dos sin tres, y el caso no será la excepción a la regla. Otro especialista en todo parece ser Walter Flores, quien supo estar a cargo de la delegación local de la Administración Federal de Servicios de Comunicación Audiovisual (AFSCA) en el primer gobierno de Cristina Kirchner, aunque los cambios de diciembre de 2011 lo desplazaron con lo que en cuanto asumió Di Pierro la intendencia llegó a solicitar una reunión donde pidió que le "devuelvan" el cargo. Desde el llano 4 años, sin dudas que el tiempo es justo para los hombres probos y Flores consiguió trabajo público nuevamente: esta vez como coordinador de Defensa Civil para la zona sur.

Run run

La modificación a la Ley de Etica Pública ensanchó de tal modo la grieta en la Legislatura que ahora es un zanjón al que irá a morir directamente la norma, a partir de la confirmación del veto del gobernador. De hecho, varios chusotistas habían reclamado la anulación convencidos de que se trata de un ataque a los hijos del mandatario -y los de otros funcionarios-, en una diatriba mediática en la que el término "ética" solo vino a cuento para identificar la ley en cuestión.
El caso es que dicen que el FpV ya prepara un contraataque, como para revertir aquello de los 19 que acompañan a Alí Baba y dejar en evidencia que serían algunos más. Cuentan que en las próximas horas el bloque mayoritario presentaría un pedido de auditoria en la Legislatura con la intención de "transparentar" cuestiones como gastos de cada bloque, pago de viáticos, gastos vinculados a pago de asesores y personal a cargo, entre otros ejes.

Un cacho de coherencia

Nadie resiste un archivo, pero cuando el archivo es propio y se lo exhibe con orgullo es prueba de que cambiar de opinión es de inteligentes, o que tu comunity manager anda distraído.
Algunos de estos dos últimos puntos serian aplicables al senador Alfredo Luenzo, quien publica sus contradicciones en su propia web, recientemente estrenada, para difundir su ancha actividad.
El tema de coyuntura por estos días es claramente el acuerdo con los "fondos buitre" y nuestro senador compartió no una sino dos opiniones en su web. La más reciente, ajustada al voto en Diputados del pasado miércoles, asegura que "lo primero que hay que rescatar es el grado de madurez institucional que estamos alcanzando. Esto es inédito. Que los gobernadores, de distintos colores políticos vengan al Congreso y den su punto de vista para sacar al país adelante y terminar con una situación de 15 años de default", expresó, asegurando que "el canje de deuda nos va a permitir dejar de pagar 321 mil dólares por día de intereses".
No conforme, siguió sumando a la causa: "no podemos seguir soportando un endeudamiento de estas características, que nos pone un cepo que nos impide salir al mercado de capitales, lo cual detiene a la Argentina".
Pero lo curioso de todo es que desde la misma pantalla, unos días antes, el propio ex periodista sostuvo: "no estoy de acuerdo con el endeudamiento", y ahondó en la coyuntura para resaltar que "aquel contribuyente que paga sus impuestos no tiene por qué mantener gente que no trabaja".
Una reflexión que sin dudas sintoniza con una editorial suya de agosto de 2014 que pone broche a ambas cavilaciones. Fue cuando se refirió a uno de los tantos paros que le promovió Hugo Moyano al anterior gobierno antes de las elecciones.
Para Luenzo, el tema entonces estaba claro: "no hay un parate propio de los trabajadores. El 75 por ciento de las agrupaciones sindicales en Argentina no convocaron ni adhirieron al paro; ahí está la explicación. Acá los únicos que han adherido es Moyano, Barrionuevo, la CTA de Micheli y fundamentalmente con todo el andamiaje que impulsa esta jornada de protesta, financiado por la fuerza de tarea que tienen los fondos buitres" (a los que hoy –a tono con los tiempos que corren- denomina "holdouts".

No tiene constructora

En la última edición de Banquina Política se hizo referencia al delegado del IPV, Daniel Carrizo, haciendo alusión a las primeras etapas de entregas de viviendas del Instituto, nóminas que como resulta obvio por los tiempos de ejecución, se habían confeccionado en la gestión de Martín Buzzi.
En el espacio titulado "Con la billetera" se mencionó que el funcionario podría tener una "buena oportunidad" "de saldar deudas con algunos comodorenses que en su oportunidad lo contrataron como constructor para dolorosamente comprobar que el hombre, además de escasa o nula experiencia, solo era puntual para recibir los cobros, pero no para concluir sus tareas".
Esto molestó a Carrizo, quien pidió que este medio le diera derecho a réplica, entendiendo que la información afectaba tu reputación profesional y que era infundada.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico