El asesino se había fugado del penal donde cumplía una condena por robo

Jonathan Luna, el detenido por el homicidio de Micaela Ortega, tenía antecedentes y pedido de captura en Río Negro, por haberse fugado en una de sus salidas transitorias de la cárcel donde cumplía una condena por robo.
Cuando los peritos lograron desbloquear la cuenta de Facebook de la niña, aparecieron las pistas que condujeron a Luna, quien terminó admitiendo que la había matado y guió a la policía hasta un monte en General Cerri donde estaba escondido el cuerpo.
"Estaba golpeada, con las manos atadas, las piernas cruzadas y con la misma ropa con la que se había ido de su casa", describió el secretario de Seguridad de Bahía Blanca, Emiliano Álvarez Porte.
Luna pensó el ataque y lo planificó. Creó una cuenta falsa de Facebook a través de la que se hizo pasar por una nena y, de esa manera, contactó a Micaela y logró que ella aceptara la solicitud de amistad.
Todavía no se conocen detalles de las conversaciones, aunque fuentes de la investigación dejaron trascender que Micaela se fue el 23 de abril con Jonathan Luna pensando que él era el primo de la nena con la que chateaba por esa red social.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico