El Atlético de Simeone eliminó al Barcelona

Antoine Griezmann marcó los dos goles para el triunfo por 2-0 del equipo de Simeone, que se metió entre los cuatro mejores de la Champions League.

Barcelona quedó eliminado de la edición 2015-2016 de la Champions League en semifinales, tras caer por 2-0 ante el Atlético Madrid en el estadio Vicente Calderón. Al conjunto de Luis Enrique, que viene de dos caídas consecutivas en la Liga española, no le alcanzó con la victoria por 2-1 que había obtenido en la ida en el Camp Nou y se despidió del certamen que lo tenía como vigente campeón.

En un primer tiempo de trámite parejo, el conjunto local se mostró más profundo y efectivo en ataque en los primeros minutos. Barcelona, por el contrario, centralizaba demasiado sus ataques y facilitaba la tarea del Atlético de cortar sus intentos de crear juego asociado.

En una de las más claras para "El Colchonero", Filipe Luis mandó un centro desde la izquierda que encontró bien ubicado a Griezmann para cabecear. Sin embargo, Ter Stegen se quedaría con el grito del francés con una buena respuesta.

El delantero estrella del Atlético iba a tener revancha sobre los 35 minutos. Saúl mandó el centro desde la derecha y Griezmann anticipó en el primer palo para meter un frentazo goleador. Sería el 1-0 para un conjunto local que justificaba la ventaja en su prolijo desempeño colectivo.

Tras el golpe que significó el gol, Barcelona se adelantó y obligó al Atlético a retrasarse algunos metros. Increíblemente para un equipo que suele destacarse por su poderío ofensivo, la primera jugada de peligro catalana llegó recién a los 41', con un disparo de Neymar con mucha comba que fue bien contenido por Oblak.

Con toda la responsabilidad, el elenco de Luis Enrique se fue en busca de la conquista de la clasificación. Casi toda la segunda parte se jugó en cercanías del arquero Oblak, quien se vio obligado a intervenir en varias ocasiones para evitar la caída de su valla.

Aún sin demasiada claridad, el Barcelona presionaba y acorralaba al "Colchonero", que iba a encontrar la tranquilidad en una contra letal. A cuatro para el cierre, Filipe Luis realizó una gran acción individual, se metió al área y mandó la pelota al medio, pero Andrés Iniesta apareció para cortar el pase con la mano. El árbitro sancionó el penal y Griezmann, con un remate suave y esquinado, selló el 2-0.

Los últimos minutos fueron frenéticos, Barcelona se desesperó en busca del gol que forzara el alargue y, ya en tiempo de descuento, Gabi cortó en la entrada el área un centro de Iniesta con la mano. A pesar de las airadas quejas de los jugadores de la visita, el árbitro no dio el penal y cobró un tiro libre, que Messi malogró con un disparo por arriba del travesaño. El tiempo ya no alcanzó y Atlético de Madrid se alzó con la clasificación.

La eliminación significa un golpe más al ya complicado presente del Barcelona, que, además, lleva tres partidos sin triunfos en la Liga española, lo que les permitió a sus perseguidores, el Atlético y el Real Madrid, acercarse con peligro.

Lionel Messi, por su parte, sigue sin poder marcar el gol 500 de su carrera. El astro rosarino lleva cinco partidos sin marcar con la camiseta "Blaugrana".

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico