El aumento de la carne en mostrador fue en el último año superior al alza de la hacienda

El precio de la carne en los últimos doce meses superó los incrementos registrados en la hacienda, en el índice general de precios y los costos salariales de los sectores vinculados con la actividad, según un análisis de la cadena cárnica que realizó la Fundación Mediterránea, que estimó que la suba de tarifas de servicios públicos y la mayor inflación de los últimos meses generará más presión para el reacomodamiento de los precios.

Durante enero, la hacienda representó el 50 por ciento del valor final de la carne, participación que se ubicó 3 puntos porcentuales por debajo de la media observada durante los últimos 8 años, según al estudio del Instituto de Estudios Económicos sobre la Realidad Argentina y Latinoamericana (Ieral), que destaca que el restante porcentaje es por los servicios de faena, transporte y comercialización e impuestos.
El aumento de precios de la carne observado entre enero 2015 y enero 2016, estimado por el Ieral en un 50,3 por ciento, superó al aumento del precio de la hacienda (46,7%), al aumento del nivel general de precios (31% a 34% según las fuentes) y al aumento de los salarios de actividades vinculadas con la industria frigorífica y al comercio minorista de carnes (30% a 32%).
"En otros términos, el aumento observado en los precios minoristas de la carne, y por ende de participación de los servicios de faena, transporte y comercialización, luce excesivo considerando lo sucedido tanto con el precio de la hacienda como con los otros precios de la economía", aseveró el estudio del Instituto de la Fundación Mediterránea.
A partir de la premisa que toma el estudio de que "el propio mercado, con sus tiempos, realice una corrección al respecto", se advierte que "la suba de tarifas de servicios públicos y la mayor inflación de los últimos meses tendrá seguramente impacto sobre el poder de compra de amplios segmentos de consumidores, generando más presión aún para el reacomodamiento de precios de la carne".
"Durante 2008 y 2009 la incidencia de la hacienda estuvo en sus mínimos, por debajo del 45 por ciento durante muchos meses, influida por la gran liquidación de animales que produjo la política intervencionista del gobierno", explicó el informe.
Por el contrario, la incidencia estuvo por encima del 60 por ciento durante varios meses de los años 2010 y 2011, en plena fase de retención de vientres y escasez de animales para faena.
Para el informe, la corrección a la baja se inició en enero cuando el valor de la carne a consumidor final se redujo 2 por ciento de acuerdo con los precios Ipcva y la estimación de Ieral, y considera "altamente probable que en este mes se vuelva a observar una baja, aunque esta resulta difícil de cuantificar".
Una referencia útil a la que apela el estudio para tener un orden de magnitud es que si el precio de la carne baja 5 por ciento en febrero (respecto de enero) y el precio de la hacienda se mantiene relativamente constante, la incidencia de esta última en el valor del producto final volvería a ser aquella que tuviera en promedio en el período 2008-2015 en torno del 53 por ciento.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico