El boom de la literatura de terror cuenta ahora con sello argentino

Narciso Rossi, Rubén Risso y Luciana Baca tomaron la iniciativa de crear esta selección de la literatura de terror nacional que se nutre de autores como Nicolás Correa, Patricio Chaija o las consagradas Samanta Schewlin y Mariana Enriquez.

Con una prolífica producción literaria surge la colección argentina PelosDePunta que viene a darle nuevos bríos al género terror en la escena local de la mano de tres jóvenes sub-30 que, con una selección de más de 150 autores y artistas, recogen el guante de "un boom de la literatura de terror que fue tan suave y sutil que no llegó a verse completamente, pero que desparramó escritos del género en todo el territorio nacional", como dicen sus creadores.
Sin ninguna tradición concreta y con el fanatismo a flor de piel de obras de Lovecraft, Stephen King, Horacio Quiroga, Poe, John William Polidori, Arthur Machen, Bram Stoker e Ira Levin, los amigos, escritores y lectores Narciso Rossi, Rubén Risso y Luciana Baca se unieron para crear una colección para "recrear el terror y encontrar nuevas maneras de llegar haciendo un traspaso hacia los escenarios locales", cuenta Rossi en una entrevista con Télam.
"Si cuentos ominosos, perturbadores, negros, aparecen acá y allá, comienzan a llamar la atención y hay que saber mirarlos. La literatura de terror nacional se nutre de autores como Nicolás Correa, Patricio Chaija o las consagradas Samanta Schewlin y Mariana Enriquez, narradores que dejan lo meramente fantástico o realista para incursionar en un terreno que por estas latitudes estaba aún sin explotar", agrega.
Con ese diagnóstico, PelosDePunta se creó en junio de 2015 y ya ostenta un catálogo que, a fuerza de una identidad potente, propone al lector un abanico de la literatura oscura vernácula. "Cada tomo de la colección toma el nombre de una frase que comúnmente se usa con sentido figurado para unificar relatos de lo más dispares. A través de una consigna abierta, los autores escriben un cuento que pueda incluirse en el tomo indicado", cuenta Risso.
Un breve panorama de algunos de los trece (número clave en esta serie y en el terror universal) libros incluye "MalCriados", con también trece cuentos protagonizados por niños; "ManoDura" con relatos violentos, duros, buscando sobre todo el impacto del lector; "ChupaCirios" sobre creencias, religiones, demonios y sacerdotes; "TacoAguja", escrito y protagonizado por mujeres y la novela "BesoNegro", una historia de porno y terror escrita entre doce autores.
El objetivo, dice Baca, fue "en un primer momento unir autores de todo el país. El solitario trabajo de escribir podía convertirse en algo colectivo a través de una colección de antologías que albergara a buenos representantes de la literatura contemporánea; ofrecemos la oportunidad tanto a autores publicados como a independientes".
Con la propuesta de "animarse al terror", entre los convocados están Ignacio Román González, Lucas Berruezo, Marisa Vicentini, Cezary Novek, Walter Koza, Fernando Figueras, Cristian Godoy, José María Marcos, Vanesa O'Toole, Fernanda Bertonatti, Flavia Pantanelli, Martín Cantalupi, Macarena Moraña, Ana Ojeda, Daniela Pasik, Pablo Martínez Burket, Hernán Domínguez Nimo, Matías Bragagnolo y Celso Lunghi.
"La gama de autores es muy grande. Nuestro trabajo no es difundir autores de terror, sino difundir autores del país. Si el día de mañana alguien decide ver qué se escribió del género en Argentina, podrá contar con una colección que reúne a más de ciento cincuenta escritores con ese tipo de relatos", remarca Rossi.
Y aclaran que si bien la colección de cuentos de terror finaliza a mediados de este año con los trece volúmenes, "la editorial recibe obras inéditas para su evaluación y continuar con la difusión de autores. El terror llegó para quedarse".

- Télam: ¿Por qué pensaron en el terror como eje central?
- Narciso Rossi: El terror es un género que viene abriéndose paso desde el inicio mismo de la literatura. Ya en 1704 se publicó "El castillo de Otranto", una obra maestra. Desde entonces el miedo es algo que se desparrama. Los tres, hijos de los 80 y 90, compartimos ese gusto por la oscuridad. Argentina es un país poblado de seres mitológicos, de historias aterradoras, de secretos, y creemos que hay mucho por contar en una tierra tan pero tan rica y nutrida.

- T: ¿Qué particularidades literarias tiene el terror argentino hoy?
- Lucía Baca: A nivel nacional, el terror no tiene una sola cara, tiene muchas y de lo más variadas. Hay historias muy interesantes, apasionantes y en verdad terroríficas. La de Argentina es una literatura cruda, desenmarañada, lista para ser devorada pero que se debate entre dos narrativas todavía no unificadas.
El terror argentino es en gran medida real, terrenal, tangible, como lo demuestra Correa en "Súcubo", Sebastián Elesgaray en "Tierra de nadie" o Lucas Berruezo en "Los hombres malos usan sombrero". Y también hay otro tipo de historias de miedo que se disparan desde un terror psicológico como el que narra Celso Lunghi en "Me verás volver" o Bragagnolo en "Petite Mort".

- T: ¿Había una necesidad o había indiferencia de este género en la actualidad local?
- Rubén Risso: Lo que hay es una indiferencia editorial y poca llegada al lector. Estamos demasiado acostumbrados a ver vidrieras llenas de material de editoriales grandes que se compran todo el espacio frente al público.
Los lectores no pueden tener idea de cuáles son estas historias verdaderamente geniales si no tienen espacio en la vidriera. Ya existe esta lucha por llegar a la gente de otra manera, por eso estamos ahí, para hacer frente y sumarnos al rescate de la muchedumbre a esas voces que tienen una buena historia para contar.
La editorial PelosDePunta no publica por publicar. Todos los escritos, tanto para los cuentos de la colección como para obras de autor pasan por un proceso de lectura, evaluación y corrección que nos permite mantener calidad y cuidar a los escritores y lectores.

- T: Entre series, películas, videojuegos y maestros del terror que siguen en la palestra, ¿consideran que hay un resurgimiento del género?
- NR: Las películas y los videojuegos han estado durante los últimos años ganando mucho terreno y espectadores. Esa puerta abierta es la que permite que la literatura de género se levante, se haga ver, apareciendo acá y allá como hoy en día. Casi todas las obras de King han sido llevadas a la pantalla grande con historias nuevas. El terror se está instalando en la cotidianeidad como una manta invisible capaz de caer sobre todos nosotros sutil y suavemente.

- T: ¿Cuál es la relación de cada uno de ustedes con el terror?
- NR: Misteriosamente compartimos nuestro miedo a la oscuridad, a pesar de que estamos los tres rondando los treinta años. El temor a lo oscuro es aterrador. Es un miedo que se lleva, que se carga, que se ama, y que se extrañaría si no estuviera.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico