El Camaruco abre sus inscripciones para continuar descubriendo talentos locales

Las inscripciones para ser parte de la escuela de danzas El Camaruco estarán abiertas desde este martes mientras que las actividades se iniciarán el 7 marzo en las cuatro sedes que tiene el establecimiento. La invitación está destinada a personas que sean mayores de 3 años y cuenten con ganas de aprender los bailes tradicionales argentinos.

La escuela de danzas nativas El Camaruco nació hace 47 años como una forma de enseñar folklore en Caleta Córdova. Sus fundadores recuerdan aquellos años como un verdadero desafío ya que todo costaba el doble.
"La escuela nació como una propuesta para llevar el folklore a una parte alejada de Comodoro Rivadavia. Las tareas eran descomunales porque no contábamos con grandes recursos, pero logramos sobrellevar la situación", relata la directora del establecimiento, María Juana Cereceda.
El éxito que obtuvo El Camaruco fue tal que debió inaugurar nuevas sedes para abarcar la demanda que existía en los barrios. Los años pasaron y las ganas de seguir creciendo continuaron, poniéndose en evidencia en cada espectáculo que ofrecían los estudiantes del establecimiento.
En junio de 1986, el Centro Gallego les ofreció la oportunidad de representar a la institución en tierras españolas. Nuevas experiencias estaban cerca de concretarse, pero no contaban con el dinero suficiente para solventar los gastos del viaje. Los padres y amigos de cada miembro de la entidad organizaron ventas de comidas, rifas y múltiples actividades.
"Este tipo de iniciativa se mantiene hasta los días de hoy; por eso podemos viajar a diferentes lugares para representar a Chubut. Eso es lo bueno de este establecimiento, ya que con el paso del tiempo hemos logrado formar una linda comunidad entre todos nosotros", manifiesta Cereceda.
Aquella experiencia no solo les permitió conocer el viejo continente, sino abrirles las puertas a un sinfín de escenarios de todas partes del mundo. Rusia, Guatemala, República Dominicana, Brasil, Chile, Bolivia, Cuba y Perú fueron algunos de los países visitados.
"Las tablas" nacionales también tuvieron la oportunidad de conocer todo el repertorio de los alumnos y profesores de la escuela comodorenses, alcanzando su meta más grande como es el Festival de Cosquín en varias oportunidades.
"Fue la experiencia más grande que tuve como bailarín. Un momento que nunca más voy a poder borrar de mi mente. Representar a tu provincia en un escenario emblemático no se da todos los días", relata Nazareno Valverdi, uno de los profesores de El Camaruco.

NUEVOS DESAFIOS
Para este año se espera que más de 400 alumnos asistan a las cuatro sedes del establecimiento. Las inscripciones estarán abiertas desde este martes, a partir de las 18, en cualquiera de los recintos ubicados en el Centro, General Mosconi, Próspero Palazzo y Pueyrredón. Las actividades comenzarán el 7 de marzo y podrán asistir todas aquellas personas que aún no están seguras de su inscripción.
"La gente puede acudir a las clases sin abonar la cuota para sacarse todas las dudas que tenga al respecto. Es una forma de que no gaste en algo que no le gusta", manifestó Valverdi.
Los profesores explicaron que los más chicos son los niños de 3 años con quienes realizan "pre-danza", una forma de aprender a bailar jugando; "Después la carrera para recibirse de profesor de folklore en los chiquitos dura 10 años, donde ven zapateo, bombo, boleadoras, tacuara, cuchillo, danzas, historia; es un profesorado bastante amplio. Para los jóvenes y adultos dura cuatro o cinco años, depende del tiempo y la capacidad de cada uno", detallaron.
Por su parte, Cereceda recordó que se desarrollan dos festivales al año para que los más pequeños puedan exhibir todo lo aprendido en las clases y de paso perderle el miedo al escenario.
Además, a partir del cuarto año de estudio se conforman ballets con los bailarines de todas las sedes, donde se encuentran el Infantil con el Adolescente, el Juvenil y el Mayor, que es el profesional.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico