El casco que dio la vuelta al mundo

El casco de José Muñoz dejó de ser uno más cuando el entonces soldado, como señal de identificación pero también de pertenencia, decidió estamparle su apellido. Sin embargo, antes de ser de José y llegar a Malvinas, el mismo ya había pasado por otras guerras, como Matías reseñó a El Patagónico.
"Argentina compró un lote enorme de material de guerra de descarte de Estados Unidos. Entre ellos este casco, que pudo haber estado en Corea y en Vietnam. Lo que hizo, Argentina fue ponerle una red externa y las antiparras. Así llegó a manos de José", explica desde Cambridge.
"No soy un coleccionista muy grande. Me gustan las cosas militares y tengo varios cascos, que me empezaron a interesar cuando vi algunos avisos que hablaban de 'souvernir' de Guerra de Malvinas. Los ingleses trajeron de Malvinas muchos cascos, porque a los argentinos los obligaron a dejarlos tirados en la playa", comenta.
Luego de confirmar oficialmente que puede sacar el casco de Inglaterra, Matías está analizando ahora cuál es la mejor manera de llevarlo. "Está muy frágil, porque como dije ya tiene sus años y recorrido, y por eso lo estoy cuidando mucho, porque quiero que llegue sano y a salvo a manos de José. Seguramente lo voy a llevar en un bolso, con algo de protección contra los posibles golpes", señala.
"Nunca tuve dudas de entregarlo. De hecho, apenas lo compré empecé a buscar quién podía ser el soldado Muñoz. Desde que lo encontré, solo estoy pensando en llevárselo y dárselo en mano, porque sé lo importante que esto es para él. Para mí todo esto también es muy emocionante y gratificante", confiesa Matías.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico