El CENPAT crea un sistema de evaluación de los incendios

Factores como la temperatura, las precipitaciones, el viento, la vegetación y la densidad de población se tienen en cuenta.

Investigadores del CENPAT-CONICET evalúan el riesgo de incendios en la Patagonia a partir del desarrollo de mapas digitales. El modelo estadístico analiza factores como la temperatura, las precipitaciones, el viento, la vegetación y la densidad de población.
El investigador Héctor del Valle y el becario pos-doctoral Leonardo Hardtke estuvieron encargados del diseño del modelo estadístico expresado en una cartografía digital para el CENPAT-CONICET, con asiento en Puerto Madryn, que describe la relación entre el riesgo o amenaza de incendio y los factores que lo determinan.
"La computadora localiza las áreas que ya han sido afectadas por el fuego y las incorpora a una base de datos que se renueva cada 16 días", explicó Hardtke.
Un aspecto clave para la gestión de los incendios es contar con cartografía sistemática del área quemada para dar con las medidas apropiadas de prevención de la erosión del suelo y la regeneración de la vegetación.
Los conocimientos generados a partir de los trabajos llevados luego a los mapas digitales son útiles también para establecer estrategias de monitoreo y control.
"Los pastos en general producen un estrato de continuidad por donde avanza el incendio y va creciendo al ir quemando los arbustos. La cartografía es un elemento de utilidad para la gente que trabaja en gestión de riesgo porque permite hacer un monitoreo de cómo se van regenerando aquellos lugares que se han quemado y mantener la limpieza de los caminos", describió Del Valle.
Los científicos estudian la zona de la cuña austral en la Patagonia del bioma Monte, que abarca 240 mil kilómetros cuadrados. El sistema sirve para los incendios durante la primavera y en verano, cuando soplan vientos fuertes y hay baja humedad, y las temperaturas medias anuales van desde 18 °C en su zona central, hasta 15 ºC en el sector norte y 12°C en el sector sur.
Si bien la naturaleza, principalmente en forma de rayos, es iniciadora de incendios, la gran mayoría de estos disturbios los provoca el hombre. "Cuando encontramos que los fuegos sucedieron al borde de una ruta o tienen un solo foco, sabemos que en general fueron provocados por el hombre. Los incendios iniciados a partir de un rayo eléctrico no son tan intensos y tienen tres o cuatro focos de inicio", dijo Hardtke.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico