El Ceptur se quedaría sin espacio para exposiciones

Luego de conocerse la noticia de los cambios que impulsará el municipio en el Centro de Información Pública (CIP) y en el Ceptur, artistas locales –entre los cuales se cuentan José Luis Tuñón, Cristina Morales y Dolores Ocampo de Morón- manifestaron a través de las redes sociales su preocupación por el destino "recaudador" que se le impondrá a un edificio dedicado a Cultura. En los próximos días le entregarían un petitorio al respecto al secretario del área, Daniel Vleminchx.

Desde hace varias semanas, arquitectos y funcionarios de la Secretaría de Fiscalización y de Planeamiento de la Municipalidad visitan asiduamente el CIP (donde funcionan la Biblioteca Pública Municipal, la Hemeroteca y la Dirección de Turismo) para tomar medidas y elaborar proyectos.
La idea es destinar parte de ese edificio –originalmente pensado para albergar el Archivo Histórico, sala de exposiciones, auditorio, café cultural, biblioteca y hemeroteca- para instalar allí las cajas recaudadoras de la Municipalidad.
Ante la necesidad de contar con un espacio para que los contribuyentes realicen sus pagos y refinanciaciones, los funcionarios de la actual gestión empezaron a ver qué edificios propios tenían disponibles. En un primer análisis, pensaron en instalar las cajas donde debería estar el café cultural, un espacio dentro del CIP que los diseñadores originales pensaron como lugar de encuentro y relax entre las múltiples actividades culturales que imaginaron que habría.
En los hechos, del diseño original solo dos espacios fueron utilizados para lo que se había pensado: la biblioteca y la hemeroteca. A pesar de los esfuerzos del personal de habilitar muestras temporales con el material con que cuentan, la sala de exposiciones y el auditorio no cumplen las funciones con las que fueron pensados.
Otras áreas fueron transformadas en oficinas de la Secretaría de Cultura, incluso algunas sin ventilación ni luz natural debido a que estaban diseñadas para contener documentos que se deteriorarían si con ella contaran.
Ahora las oficinas de Turismo serán reubicadas en el Ceptur y los funcionarios pensaron poner allí las cajas. Incluso, tomaron las medidas para la bóveda del tesoro, cuya seguridad los obligó a múltiples idas y venidas porque –obviamente- no es un edificio pensado para Rentas.
Extraoficialmente, los directores y empleados de Turismo fueron notificados de que serían trasladados al Ceptur, en la ex usina portuaria. Esto generó la molestia de referentes de la cultura de la ciudad que expresaron su malestar porque estarían perdiendo dos espacios para sus manifestaciones artísticas.
El traslado de Turismo va en desmedro del espacio destinado a exposiciones, conferencias y presentaciones que ofrece actualmente el Ceptur, además de la pérdida del CIP antes mencionada.
En ese marco, se estarían organizando para plantear formalmente su disconformidad con esta decisión que aún no se ha cristalizado, pero que cuenta con el aval de los funcionarios municipales.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico