El "Chiqui" Monaldi intentó robar en la casa de un policía y terminó preso

El menor de los hermanos Monaldi volvió a la carga en zona sur. Conocido por los numerosos robos en viviendas y asaltos en la calle a plena luz del día, esta vez cayó porque intentó robar la casa de un efectivo policial. Pasó la noche en la seccional Quinta y esta mañana espera la audiencia de control de detención.

Ayer cuando anochecía en la zona sur, el "Chiqui" Monaldi junto a otro compañero de andanzas, intentaban ingresar a una vivienda ubicada en la calle código 494 al 1500 del barrio Isidro Quiroga. Monaldi pateó la puerta mientras su compañero lo secundaba sin saber que el propietario de la casa se encontraba en su interior y que se trataba de un policía.

Painelaf, el efectivo, no se encontraba solo y de inmediato corrió a Monaldi, quien a sus 24 años, sigue siendo difícil de atrapar. La persecución demandó unos 10 minutos, hasta que se dio aviso a la seccional Quinta que colaboró con la detención. El segundo delincuente no fue alcanzado y se escapó.

En tanto, Monaldi una vez más, pasó la noche tras las rejas. "Esperemos que esta vez quede detenido", indicó el comisario Fernando Mora a El Patagónico y trasmitió el deseo del resto de los efectivos de la jurisdicción: "estos son chicos que viven haciendo macanas acá en el barrio, en algunos casos no se lo agarra, ni se lo denuncia".

La información respecto a la situación procesal de Monaldi aún no había llegado desde Rawson, aunque no se descarta que esté bajo caución juratoria. Esta mañana, espera la audiencia de control de detención.

"LOS MONALDI"

Pedro Santiago Monaldi, de 24 años es el menor de los "Monaldi", una familia conocida en la zona sur de la ciudad por la intensa actividad delictiva desarrollada por Ceferino y Juliano, los otros dos hermanos del clan.

La historia de estos jóvenes está marcada por historias trágicas. Ceferino fue vinculado al homicidio de Dario Tacacho, y desde entonces permanece prófugo de la justicia. A él se lo acusa de haber disparado contra Tacacho en uno de los primeros enfrentamientos entre bandas de la zona sur, ocurrido en el año 2011 una tarde de noviembre en la esquina de una plaza a solo dos cuadras de la comisaria.

Juliano, por su parte, en enero de 2014 fue señalado como responsable de la muerte de Katherine Ortellado, una joven de 16 años que murió de un disparo en la cabeza el cuándo se encontraba con un grupo de jóvenes en la esquina de Polonia y Cospi en plena calle central del barrio San Cayetano. Poco tiempo después, Juliano encontró la muerte en la calle Cabo Valdez a pocos metros de la casa de su madre cuando le dispararon a plena luz del día.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico