El club Stella Maris educa a través del fútbol

Con más de 20 años dirigiendo a las categorías formativas del club Stella Maris, Héctor "Chueco" Echaniz no pierde la humildad que lo caracteriza y desde su lugar, además de consejos futbolísticos a los más chicos, les transmite valores con un solo objetivo: integrar y educar a través del fútbol. La idea y su pasión por el juego la sintetiza con una sola frase: "Ayudar a los chicos de mi barrio".

Son más de 80 nenes distribuidos en siete categorías los que corren todos los días detrás de una pelota en el barrio Stella Maris bajo las órdenes del profe Echaniz. "Hay elementos que los hago yo para entrenar a los nenes, como son; las escaleras de coordinación, aros, vallas, me doy idea y trabajo con ellos así" describe el entrenador con orgullo a El Patagónico. "Lo que más cuesta conseguir son pelotas de fútbol, porque se gastan rápido y uno al no cobrar un ´mango´ cuesta el doble comprar".

El trabajo diario en el club es a base de esfuerzo y voluntades que se suman, tanto del técnico, su ayudante, Matías, junto con algunos padres. Ahí, la presencia estatal con ayuda en lo más mínimo e indispensable (como son pelotas de fútbol) no parece estar presente, como en tantos otros clubes que tienen la sola idea de que los más pequeños se integren al deporte.

Con la llegada de los días fríos, todas las divisiones de la institución se entrenan al aire libre, desde los más chicos hasta los adolescentes. "Uno cuando puede gasta plata de su bolsillo para pagar un gimnasio, pero no los conformas a todos, llevas un par de categorías, pero no haces mucho en una hora" expresa el D.T quien a pesar a haber recurrido, en más de una oportunidad a la ayuda de las autoridades la respuesta es siempre ´negativa´.

"A la noche como no tenemos luz en la cancha no podemos hacer nada" indica Echaniz quien agradeció al encargado del Mercado De la Costa al decir que "ellos tienen su calle asfaltada cerca de nuestra cancha y él nos puso para que entrenemos en la calle tres reflectores y ahí hacemos las prácticas a la noche. También a ´Acumuladores Austral´ que nos ayudan con los chicos de fútbol de salón y la gente de ´Corazones Solidarios´ que ayudan a los chicos más humildes".

CUANDO EL DEPORTE ES SERVIR

La motivación de Héctor Echaniz no pasa solo por enseñar cómo debe ser un buen pelotazo, o la forma de pegarle a la ´redonda´, es un formador que persigue el objetivo de transmitir valores dentro y fuera de un campo de juego.

"Hoy dirijo a los hijos de los que jugaron y empezaron conmigo" expresa el entrenador y agrega que desde su lugar como referente barrial la apuesta es siempre estar al lado de la problemática de "los chicos marginados. Es solo ayudar" reitera ante este medio.

El D.T de Stella Maris alude que "pasa más que nada por la pasión que uno tiene por el fútbol, capaz sin querer enganchas otras cosas para ayudar a los chiquititos y adolescentes, y ellos tienen la misma pasión. Entonces cuando te falta una pelota conseguís una ´monedita ´para comprarlo y los entretenes con eso".

Recientemente, hubo elecciones en el club, donde Echaniz quedó como presidente de la entidad. "Que se enteren todos los vecinos así de esta manera se incluyen para ayudar a los chicos, haciéndose socios o desde el lugar que puedan, porque depende de nosotros el progreso de los nenes y el club" finalizó.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico