El combustible robado era vendido en un surtidor clandestino a camioneros chilenos

El fiscal Héctor Iturrioz, junto a los jefes de la Brigada de Investigaciones, dieron cuenta ayer de la investigación que desarrollaron junto a Seguridad Patrimonial de Pan American Energy, a través de la cual hace una semana se esclareció el robo de combustible a la empresa DLS por parte de un camionero que conducía un transporte cisterna. De acuerdo a la pesquisa, el diésel que hurtaba se lo vendía a $7 por litro al dueño del boliche de Pampa del Castillo que fue detenido junto a él hace siete días. Luego ese combustible era revendido a $12 por litro a camioneros chilenos que viajan entre Osorno y Punta Arenas a través de rutas argentinas. En el mercado legal su valor es de $14,39 por litro.

El fiscal Héctor Iturrioz, junto a los jefes de la Brigada de Investigaciones, Juan Carrasco y Pablo Lobos, dieron cuenta ayer del cierre de una investigación de la que El Patagónico ya había dado cuenta en su edición del domingo, luego de que el viernes pasado por la noche fueran detenidos dos camioneros por el robo de combustible en Pampa del Castillo.
La causa se inició a raíz de una denuncia que detallaba el robo de combustible en los yacimientos petroleros. La investigación se extendió durante tres meses y fue encarada por efectivos de la Brigada de Investigaciones que realizan vigilancia adicional en el lugar y por personal del Seguridad Patrimonial de Pan American Energy (PAE).
El viernes último a las 20:30, los policías sorprendieron in fraganti a Oscar Gabriel Jerez, chofer que presta servicios en la empresa "Otamendi SRL" a bordo de un Scania, dominio MTT 355, y a Benito Máximo Roldán, que conducía un camión Dodge patente VRW 329. Este último es el dueño del comercio de ramos generales ubicado en el cruce de las rutas 26 y 37, al que suelen pasar a comprar los choferes de camiones de larga distancia.
Los dos detenidos fueron imputados por robo. De acuerdo a la Fiscalía, dos veces por semana Jerez cargaba combustible con el camión cisterna en la Playa de Tanques de YPF en Comodoro Rivadavia y luego se dirigía a distintas locaciones de los yacimientos de Pampa del Castillo para entregar el gasoil en los equipos petroleros de la empresa DLS.
Según los investigadores, se quedaba en la cisterna con un remanente que luego trasvasaba al Dodge de Roldán que estaba acondicionado en el interior de su caja con tanques de 1.000 litros como los que se utilizan para transportar químicos en la industria petrolera. Ese remanente, según la policía, se lo revendía a Roldán a unos 7 pesos por litro.
El combustible era guardado por Roldán en su boliche de las rutas 37 y 26 en donde lo comercializaba ilegalmente a camioneros chilenos a un valor que oscilaba los 12 pesos por litro. Los investigadores presumen que las maniobras entre los involucrados se realizaban desde hace más de un año.
En los últimos 15 días esas maniobras fueron fotografiadas y grabadas en video por la policía y dicho material ya fue entregado a la Justicia. El fiscal Héctor Iturrioz destacó ayer el acompañamiento de la juez penal Mariel Suárez para poder realizar las diligencias judiciales.

BOMBAS Y MUNICIONES

Durante la detención del viernes a la noche se secuestraron a los implicados 40 mil pesos y 4 mil litros de combustible, mientras que el miércoles a la noche se efectuó un allanamiento en el boliche de Roldán.
Allí la policía secuestró quince recipientes de mil litros que servían para trasladar y acopiar el combustible, bombas manuales para poder cargar el diésel en los camiones que se abastecían en ese paraje. También se incautaron dos carabinas calibre 22, 500 municiones y electrodomésticos que serían producto de contrabando procedente de Chile. Se trata de computadoras y dos televisores LED.
Los lugares donde se efectuaba el trasvase de combustible entre ambos camiones, según fuentes de la investigación, se encontraban en proximidades de una locación petrolera ubicada camino al bosque petrificado y en otra locación situada en el límite de los yacimientos de PAE y Sipetrol.
Los dos detenidos fueron imputados por el juez de turno y recuperaron su libertad, aunque siguen vinculados a la causa.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico