El comercio registra cerca de 40 bajas laborales por semana

Con una inflación acumulada del "60% de setiembre a la fecha", las ventas en Comodoro Rivadavia cayeron un 40%, relevó el Centro de Empleados de Comercio.

Mientras la crisis en Comodoro Rivadavia suele medirse en cómo afecta a la actividad petrolera y las cifras publicadas hasta la fecha refieren a ese sector puntual de la economía regional, el Centro de Empleados de Comercio dio a conocer ayer otros indicadores alarmantes: el rubro mercantil acumula cerca de 150 bajas mensuales y la inflación acumulada en esta ciudad desde setiembre a la fecha roza el 60%. Las ventas cayeron un 40%, y la recomendación del sector es "achicar el bolsillo y cuidar el trabajo".
En diálogo con El Patagónico, el ministro provincial de Hidrocarburos, Sergio Bohe, ya había anticipado a principios de febrero que durante el primer mes de 2016 en esta ciudad habían dejado de circular unos 300 millones de pesos, producto de la recesión en la actividad petrolera, mecida entonces en el plan vacacional.
La semana pasada y ya con la perspectiva del primer trimestre cerrado, Bohe confirmó la cifra a la que el Centro de Empleados de Comercio agregó ayer consecuencias concretas que ponen en evidencia otros coletazos de la coyuntura, que también tiene tarifazos, inflación y despidos entre sus principales indicadores.
Leonardo Forte es el secretario gremial del Centro de Empleados de Comercio, que representa a cerca de 20.000 afiliados en su zona de influencia, representación que conoce desde ambos lados del mostrador los indicadores inflacionarios, que en la capital petrolera se sitúan muy por encima del 25% anual previsto. Según el referente, desde el mes previo a las elecciones hasta la fecha -un semestre– la inflación acumulada en la capital petrolera oscila el 60%.
Además, y en relación a la cuantiosa merma circulante que había graficado Bohe, Forte añadió el dato que plantea el contraste más duro: la estimación del gremio en cuanto a los ingresos locales mensuales es de $400 millones, con lo que la pérdida de enero asociada a la crisis petrolera recortó en un 75% la cifra.
La caída del dinero circulante, sumada a la inflación, repercute en el rubro comercial en dos costados obvios, y vinculados entre sí además: la caída en las ventas, y los despidos.
Mientras las ventas bajaron entre un 30% y un 40% en relación al mismo mes del año anterior, el sector acumula un promedio de 150 bajas laborales mensuales. "Desde hace un par de meses que la preocupación está dada por la inflación, la desocupación y la caída de las ventas; bajaron de un 30 a un 40% y eso impacta en la economía del comercio: hay que achicar costos y, lamentablemente, en comercios chicos, de cuatro empleados quedan con tres; en los de cinco quedan cuatro y así van viendo" explicó en diálogo con Radio del Mar.

BAJAS SEMANALES

Para ilustrar el dato, Forte expuso que el gremio cuenta con un seguro de retiro, que el trabajador puede usufructuar en caso de desvinculación laboral o cobrarlo como una jubilación paralela al momento del retiro. "Este seguro de retiro en estos meses se ha incrementado muchísimo. Teníamos una rotación mensual de entre 30 y 50 casos, y hoy estamos en 150 por mes. Se trata de personas que se han desvinculado de empresas; está bien que la gente joven tiene mucha rotación pero ese es el impacto" graficó.
Agregó que las bajas concentran mayoritariamente a los trabajadores más jóvenes, por un lado porque es la franja etaria en la que se da la rotación de empleo en busca de mejoras, pero también porque representan el eslabón más débil en el caso del ajuste. "Tienen menor antigüedad, por lo tanto la indemnización es menor, por eso son el primer filtro que usa el empleador para achicar sus gastos", expuso.
Añadió que para combatir esa desventaja el gremio sostiene capacitaciones gratuitas en inglés y computación, y suma otras herramientas a precios módicos como el manejo de programas específicos como Tango Gestión.
"Con esta inflación que casi lleva un 60% desde un mes antes de las elecciones, el panorama es complejo. Venimos trabajando fuerte con los cuerpos de delegados para asesorar a todos, explicarles la situación, orientarlos para que no hagan gastos superfluos o se metan en compromisos a largo plazo como préstamos o cosas así; porque las tasas de intereses suben, las moras en las tarjetas de crédito pueden llegar al 60% si te atrasás unos días. Hay que achicar el bolsillo y cuidar el trabajo", subrayó.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico