El comercio se halla en una meseta

El Centro de Empleados de Comercio concentra unos 10.000 afiliados en Comodoro y las estimaciones indican que el rubro perdió entre un 10 y un 15% de sus fuentes laborales. Las bajas más drásticas se habían registrado durante el primer trimestre del año y el porcentaje refleja a trabajadores que no han tenido posibilidad de recuperar el empleo.

Según Matías Silva, secretario gremial del Centro Empleados de Comercio (CEC), el "achique" afecta a otro 15% de los trabajadores, aunque planteó que a las puertas de junio ese sector del trabajo se ubica en una "meseta" y conserva sus fuentes.
De todos modos hay "achique" en el sector comercial que repercute en cambios de modalidad en las contrataciones. De allí que para Silva la situación preocupa, y bastante. "El país no se termina de acomodar: hay recesión, gran cantidad de despidos en varios sectores. Si bien en Comodoro, como sindicato no nos ha golpeado de lleno, las balas están picando cerca" planteó sin eufemismos.

MANZANAS DE CHILE
Silva expuso su disconformidad con las medidas nacionales para agregar que si bien Nación asegura que la situación mejorará durante el segundo semestre del año, no será fácil revertir la realidad actual. "La apertura de importaciones hace que hoy supermercados como Coto –que no funciona en Comodoro- esté trayendo manzanas desde Chile, y eso está repercutiendo en las economías regionales de otras provincias. Veo muy complicado el tema y personalmente no comparto ninguna de las medidas, en lo más mínimo" dijo.
Como se dijo, las estimaciones en cuanto a las pérdidas de empleo en el rubro del comercio se ubican entre un 10 y un 15% en el primer trimestre del año, y aunque ahora se puede hablar de una meseta, la misma solo refiere a que no aumentaron los despidos, pero el "achique" se siente y repercute directamente en el trabajador.
En este caso, Silva aludió a cambios de modalidad en las contrataciones y en las que el trabajador prefiere no denunciar porque conserva el empleo.
Estas variables, que afectan a otro 15% del rubro y "te dejan temblando los indicadores" según las palabras del propio Silva, abarcan desde la reducción de jornada hasta el pase a "negro", o incluso contratos que disponen menos cantidad de jornadas de trabajo, cada vez más recurrentes.
"No dejo de sorprenderme porque todos los días aparece una modalidad nueva de contracción, muy desprolija y que solo conoce quién la lleva adelante" planteó, para agregar que en los comercios pequeños, de dos empleados, ya es la norma tener a uno de ellos por solo media jornada o directamente en negro, y que en las empresas de limpieza, por ejemplo, los "blanquean" por 4 horas, pero trabajan 8 o más diarias, y otro tipo de "trampas" como no pagar ítems como antigüedad; o asignar tareas adicionales que corresponderían a otro trabajador, además de medidas paliativas para el sector empresario, entre los que Silva mencionó el acuerdo de "invierno" con los supermercados, mediante el que hasta el mes de agosto la jornada se reduce una hora con el cierre a las 21.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico