El comodorense que mató a un joven en Rawson seguirá preso

Tres testigos reconocieron haber visto al comodorense Alejandro Gajardo disparar dos veces con un arma de fuego contra Agustín Lineros el domingo a la madrugada en el barrio Gregorio Mayo de Rawson y comprometieron seriamente su situación, por lo que el juez de garantías Marcelo Nieto De Biase decidió que siga detenido hasta la audiencia preliminar a juicio oral y público que lo podría mandar a prisión por el delito de homicidio agravado por el uso de armas de fuego.

La decisión del juez de garantías se conoció ayer a la tarde en la Oficina Judicial de Rawson ante la presencia de los padres y la esposa del imputado que se ofrecieron a responsabilizarse de su conducta en caso de disponerse el arresto domiciliario, medida propuesta por el defensor del imputado que finalmente no prosperó.

A instancias del fiscal general Osvaldo Heiber, que argumentó sólidamente acerca del riesgo de fuga de Gajardo en caso de no permanecer detenido mientras continúa el proceso judicial en su contra, el juez Nieto De Biase tuvo en cuenta la gravedad del hecho ocurrido y la expectativa de pena contra el imputado: mínimamente diez años y ocho meses de cárcel por el delito de homicidio agravado por el uso de armas.

El hecho se produjo el domingo pasado cerca de la 1 cuando se enfrentaron dos grupos antagónicos en la esquina de Roberto Davies y Córdoba del barrio Gregorio Mayo de Rawson. La víctima sufrió dos disparos, uno en el abdomen y otro en el pecho que resultó mortal ya que fue infructuoso el trabajo de los médicos del Hospital Santa Teresita por salvarle la vida.

A través de su abogado defensor, Omar López, el presunto autor de los disparos negó haberlos efectuado. "No está claro que Gajardo los haya efectuado", insistió López en la audiencia realizada el mismo día del hecho y ayer, tras haberse realizado ruedas de reconocimiento de personas y fotográficos.

COARTADA QUE FRACASO

El mismo Nieto De Biase supervisó esas diligencias entre el lunes y ayer. La claridad con la que los tres testigos reconocieron al imputado al momento de efectuar los disparos, comprometieron a Gajardo.

Además la intención de familiares de hacer recaer la autoría en un hermano del imputado, de 17 años, también fracasó ante la postura de los tres testigos que coincidieron en destacar que el adolescente no había realizado los dos disparos. De haber prosperado la coartada, por ser menor de edad, la inimputabilidad hubiese jugado a favor del falso homicida y el -hasta el momento- verdadero autor seguiría en libertad.

Además, en el allanamiento realizado en la casa del imputado la policía secuestró un buzo azul oscuro con capucha y el escudo del club Boca Juniors. Esa prenda de vestir también fue reconocida por los tres testigos como la que llevaba Gajardo al momento de realizar los disparos.

"Los tres testimonios de los testigos fueron contundentes, claros y sin discusiones. La hipótesis del Ministerio Público, de esta manera, queda reforzada", dijo Nieto De Biase.

Mirando fijamente al imputado sentado en el banquillo de los acusados y rodeado por los sollozos de sus padres y esposa, el juez le dijo a Gajardo que "no hay nada más grave que la muerte de una persona. Los tiros que se efectuaron fueron a quemarropa y sin posibilidades de defensa de la víctima. La violencia fue muy importante".

En su resolución, graficó la gravedad del hecho y el delito del que se imputa a Gajardo: el de homicidio simple agravado por el uso de armas, con una pena mínima de diez años y ocho meses de prisión.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico