El condenado por matar al dueño de LOA tendrá dos chances de revisión de la pena

La sentencia de prisión perpetua que recayó sobre Luis Alejandro Bravo Orderique, condenado como autor de homicidio criminis causa, por el hecho que tuvo como víctima a José Luis García en enero de 2012, será dos veces revisada por la Sala Penal del Superior Tribunal de Justicia, a partir de que se hiciera lugar a la queja interpuesta por la Defensa Pública. Además, por el monto de la pena, debe realizarse la consulta obligatoria que fija el Código Procesal Penal.

La Sala Penal del Superior Tribunal de Justicia del Chubut hizo lugar a la queja que presentó la Defensa Pública que asistió a Bravo Orderique, el ciudadano peruano que en primera instancia fue condenado a prisión perpetua como autor del homicidio criminis causa que tuvo como víctima al empresario comodorense, José Luis García.
Se debe recordar que el 22 de julio último la Cámara Penal de Comodoro Rivadavia -integrada por los jueces Carina Estefanía, Leonardo Pitcovsky y Roberto Barrios- confirmó el fallo condenatorio y rechazó la incorporación de prueba que propuso la abogada de la Defensa Pública, Lilian Bórquez, quien en esa segunda instancia pidió que se permita incorporar el audio de la declaración de otro coimputado, Rodrigo Delgado.
En el primer juicio, Delgado afirmó que la declaración brindada en la instrucción la hizo porque fue presionado por la Brigada de Investigaciones. En esa oportunidad le adjudicó el hecho a Bravo Orderique. En tanto que la abogada planteó que para el juicio de este último, Delgado se negó a declarar y se incorporó por lectura la declaración que había brindado en la instrucción, es decir, cuando culpó a su consorte, y en base a esa declaración giró el voto de uno de los jueces".
No conforme con el resultado y al advertirse una serie de contradicciones en los votos de los integrantes del tribunal de alzada, entre otros agravios que fueron debidamente detallados, la defensa interpuso un recurso extraordinario ante el Superior Tribunal de Justicia, aunque la Cámara Penal no lo admitió. Por tal motivo, la recurrente se fue en queja a la Corte Provincial y el 26 de octubre la Sala Penal resolvió al respecto, haciendo lugar a la defensa.
En razón de ello, el caso volvió al tribunal de origen para que se le corra vista a la Fiscalía y tenga la posibilidad de contestar los agravios, luego de lo cual deberá ser girado para que sea la Sala Penal la que analice el recurso extraordinario.
Hay que tener en cuenta que, de manera obligatoria, la Sala Penal también debe revisar la presente causa por contar con una condena que supera los 10 años de prisión.

EL CASO

El caso ocurrió el 13 de enero de 2012 alrededor de las 18:30, cuando Rodrigo Alejandro Delgado, quien circulaba conduciendo su Fiat Vivace, junto a Pablo Sebastián Barreto, el por entonces menor de edad Brian Stremel y Luis Alejandro Bravo Orderique, estacionó sobre la calle San José de Jáchal, casi esquina con calle Libertad.
Delgado permaneció en el vehículo junto a Barreto. Mientras, Stremel y Bravo Orderique se bajaron del rodado y se dirigieron hasta la esquina de las avenidas Roca y Kennedy, donde esperaron a la víctima en el borde de uno de los ventanales de la Distribuidora LOA.
Alrededor de las 20:10 José Luis García salió de la distribuidora llevando consigo la recaudación del día en una caja. Se subió a su Citroën Berlingo, que se encontraba estacionada sobre Roca a pocos metros de avenida Kennedy y colocó la caja con el dinero del lado del acompañante. En ese momento Stremel y Bravo Orderique se acercaron y se pararon frente a la ventanilla del lado del conductor donde estaba la víctima y al no poder abrir la puerta de ese lado ni romper el vidrio del rodado, Bravo Orderique, para lograr sustraerle la recaudación a García, con claras intenciones de darle muerte, le efectuó un disparo, lesionándolo en la región lateral izquierda del tórax lo que le provocó la muerte por shock hemorrágico por múltiples lesiones miocárdicas.
Tras el disparo el menor de edad introdujo parte de su torso en el vehículo a los fines de sustraer la caja con el dinero sin lograr su cometido y a continuación ambos escaparon corriendo hasta donde los estaban esperando Barreto y Delgado, alejándose los cuatro en dicho rodado.
Delgado y Barreto esperaron a sus cómplices casi dos horas dentro del vehículo estacionados en el mismo lugar, según la acusación fiscal.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico