El conflicto docente sigue sin destrabarse

La Asociación de Docentes Santacruceños anunció que el martes celebrará otro congreso provincial, esta vez en Puerto Deseado, donde se definirá cómo continuará el reclamo salarial en al marco de la paritaria para el sector.

Caleta Olivia (agencia)
El ciclo lectivo 2016 comenzó con una escalada de paros y en la apertura de las negociaciones la Asociación de Docentes Santacruceños (ADOSAC) solicitó un ingreso mínimo de 16.500 pesos, suma que también reclaman otros gremios de estatales como la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) y el Sindicato de Obreros y Empleados Municipales (SOEM) de Río Gallegos.
El gobierno ofreció como alternativas una suma no remunerativa de dos mil pesos a cada docente, con el compromiso de incorporarla al básico cuando el escenario financiero lo posibilite, o un incremento al salario básico de 10% a partir de abril.
ADOSAC rechazó esas propuestas al igual que el sindicado que nuclea a los docentes de escuelas técnicas, AMET y además el clima de negociaciones se tornó más tenso cuando las autoridades del Consejo Provincial de Educación que preside Roberto Borselli solicitaron a directivos de todas las escuelas que brindaran datos sobre el personal que adhirió a la huelga de 48 horas de esta última semana.
Si bien no se ha ratificado de manera oficial, se presume que ese pedido de las autoridades educativas sería para avanzar en el descuento de los días no trabajados, pero los gremios y partidos políticos opositores interpretaron que ello significaba el armado de "listas negras".

PIDEN ANULAR MEDIDA
Ante esta situación los vocales por escuela públicas y privadas que tienen representación en el Consejo Provincial de Educación, Pedro Muñoz y Norma Moralejo, enviaron una nota al profesor Borselli, señalando: "en razón de la emisión de la nota Múltiple N° 005/16 de la Dirección Provincial de Personal del CPE, mediante la cual se intima a los directivos de los establecimientos a remitir lista de docentes adheridos a las medidas de fuerza establecidas por ADOSAC y AMET de los días 21 y 22 del corriente mes, manifestamos nuestro total rechazo y solicitamos se anule la medida".
Los vocales sostienen que ese pedido "no obedece a reglamentación alguna vigente, sino que es una medida arbitraria que busca el disciplinamiento docente".
En otro párrafo de la misiva se dirige de manera directa a Borselli señalándole "que no existe ninguna normativa vigente al respecto. Nunca pasan por la vía de supervisión las cuestiones referidas a planillas de novedades. Esta es una medida política y los supervisores son de carrera docente".
"La intencionalidad que persigue la directiva es que los cargos jerárquicos asuman la responsabilidad política que no les compete y que se enfrenten con sus colegas docentes" por lo cual "creemos que difícilmente medidas como las que Ud. avaló como máximo responsable del gobierno de la Educación vayan en favor de restablecer vínculos, al menos institucionales con los docentes".

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico