El cuerpo de un fallecido permaneció 13 horas en su casa por falta de morguera

Mario Daniel Guaquil murió ayer a las 5 por causas naturales en su vivienda. El cuerpo permaneció allí largas horas hasta que fue trasladado a la morgue. Sus familiares cuestionaron que desde la policía, Hospital Regional, Bomberos y SCPL los tuvieron a las vueltas sin darle respuestas. Tras el llamado de un concejal a la prestadora del servicio de sepelios se agilizó el trámite. El fallecido no será velado porque no pueden pagar la sala y lo sepultarán recién cuando el municipio les entregue el féretro.

En medio del dolor que significa la pérdida de un ser querido, la familia Guaquil ayer atravesó momentos de mucha angustia al no encontrar respuestas por parte de la Sociedad Cooperativa Popular Limitada, quien está a cargo en forma exclusiva del servicio de sepelio en Comodoro Rivadavia luego del progresivo cierre de las salas velatorias privadas en los últimos años.
Mario Daniel Guaquil tenía 43 años y falleció a las 5 por presunta hipotermia, según constató una médica forense que se dirigió al lugar junto al personal de la Seccional Sexta de policía. Vivía en una precaria vivienda de chapa en Lorenzo Rey 2.372 del barrio San Cayetano. En el mismo domicilio reside su hermana Miguelina, quien lo cuidaba porque Mario tenía discapacidad.
Los familiares del fallecido se dirigieron ayer a la mañana a la SCPL ya que Miguelina hace dos meses había comenzado a abonar el servicio de sepelio de su hermano. Pero “faltaba un mes para acceder al beneficio del servicio y como tenía dos meses le dijeron que no, y que le cobraban particular $24.000”, contó la cuñada de la víctima, Gabriela Vargas.
La familia de Guaquil al no contar con ese dinero recurrió a Desarrollo Humano, donde le prometieron colaborar con el féretro que le entregarán entre lunes o martes. Respecto al traslado del cuerpo “llamamos al hospital (Regional) y nos dijeron que no podían venir a buscar el cuerpo porque no tenían morguera”.
Entonces, “nos acercamos nuevamente a la Seccional Sexta y el oficial dijo que no podían trasladarlo porque sólo lo hacían con la gente que moría en forma violenta”, le argumentó el policía. También les sugirió: “no podemos darle más ayuda, tiene que hacerse cargo la cooperativa”. La policía ya había llamado “a los bomberos para trasladar el cuerpo y los bomberos estaban ocupados”, graficó Vargas.

SIN SEPELIO
En ese contexto, “no había quien lo traslade y nadie se hacía cargo. Hace un momento se cumplieron las doce horas y mi cuñado está muerto en la casa”, señaló Vargas.
Ante la desesperación los familiares dialogaron con el concejal José Gaspar, quien “llamó a la cooperativa y a él le dijeron que no tenían ningún problema en ir a buscar el cuerpo”.
La cuñada de Mario lamentó que por no poder disponer de una de las salas velatorias de la SCPL: “no vamos a tener la oportunidad de velarlo”.
La hermana del fallecido, Miguelina Guaquil, cuestionó: “nos pusieron mil excusas. Si uno tuviera dinero lo hace, pero no se puede apretar tanto a la gente como lo hace la cooperativa. Nosotros al fin y al cabo le estamos pagando todos los meses el recibo de luz, y ellos nos ponen trabas. ¿El que no tiene un peso en su bolsillo qué hace?”, interrogó.
La mujer recordó que su hermano cobraba una pensión por discapacidad. “Esto no sólo es mi hermano sino a muchas personas les pasa lo mismo, y encima de su desgracia tienen que estar sin respuestas, no puede ser así. No porque seamos pobres no podamos velarlos”.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico