El cuidado de los niños en la playa o cámping

En estas fechas es habitual compartir almuerzos al aire libre, ya sea en alguna playa o cámping, y en estos sitios al aire libre deben tenerse en cuenta ciertos recaudos para el cuidado de nuestros pequeños.

Antes de salir al paseo, aplicar a los niños bloqueadores solares. Estos deberán ser especiales para ellos, no los de adultos, con un factor contra los rayos ultravioleta de máxima protección, una vez en el lugar, repetir la aplicación.
Llevar gorro, toallas, ojotas, mudas de ropa para cambiarlos, juguetes playeros, y todo lo que puedan necesitar los chicos. Vestí a tu hijo con ropa de algodón, que es transpirable.
Es importante saber que no se debe llevar al bebé a la playa antes de que cumpla los seis meses de vida ni siquiera con protector solar, quedándote a la sombra o bajo la sombrilla.
Evitá exponer al sol a los niños pequeños, entre las 10 de la mañana y las 5 de la tarde, ya que ese es el horario en el que los rayos del sol llegan con más fuerza. Buscá lugares con sombra.
Debemos estar siempre al lado del bebé, vigilando que no coma arena o tierra. Debemos llevarle su comida, además de la que coma el resto de la familia.
Los niños pequeños se pueden deshidratar fácilmente, por eso es primordial llevar suficiente agua segura (mineral o hervida) fresca para ofrecerles permanentemente. En una pequeña conservadora portátil podés trasladar también algo de fruta y/u otra cosa refrescante.
Los lactantes están hidratados con sólo ofrecerles leche (de pecho o mamadera).
La regla básica que hay que respetar con los niños cuando se bañan en el mar o a una pileta, es la de no dejarlos nunca sin vigilancia, aunque sepan nadar.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico