El Dakar llegó a su fin

El desafío automovilístico más exigente del mundo llegó a su meta el sábado 16 en la ciudad de Rosario. En medio de una verdadera fiesta, los pilotos fueron recibidos por miles de personas, entre las que se encontraban turistas extranjeros.

Argentina tuvo en esta edición el 80% de los recorridos y el secretario de Turismo, Alejandro Lastra, destacó en el fin de la competencia que en Argentina ha sido un éxito rotundo que permitió que millones de personas de todo el mundo conozcan nuestro país y además señaló: "Argentina ha sido el escenario de todas las ediciones del Dakar en Sudamérica y tenemos intenciones de seguir participando e incluyendo a otros países de la región".
"El Dakar es una excelente oportunidad para el desarrollo de las economías regionales por las que atraviesa la competencia", agregó y sostuvo que "es una prioridad para el ministro de Turismo, Gustavo Santos, y todos los que conformamos su equipo el seguir trabajando en pos del posicionamiento turístico de Argentina en el mundo y el desarrollo del turismo en la región sudamericana".
Cabe destacar que la ceremonia de premiación tuvo lugar en el Monumento a la Bandera de la Ciudad de Rosario con un imponente marco de miles de personas que se acercaron a recibir a los pilotos. La competencia finalizó consagrando a Marcos Patronelli en la categoría Quads teniendo como escolta a su hermano Alejandro Patronelli; y el argentino Federico Villagra obtuvo el tercer lugar en la categoría camiones en la que se impuso el holandés De Rooy. Este resultado coloca a Villagra como el primer argentino en subir a un podio en dicha categoría.
La masiva afluencia de público recibió a los competidores en la ciudad de Rosario, disfrutando la oportunidad de ver de cerca a los 358 competidores que lograron superar los casi 9.500 kilómetros de carrera. 84 motos, 23 quads, 67 coches y 41 camiones fueron arribando a la ciudad atravesando Av. Pellegrini hasta el río Paraná y tomando luego por Av. Belgrano para llegar al podio instalado junto al Monumento Nacional a la Bandera.
Alrededor de las 13 horas comenzaron a pasar las primeras motos por Av. Pellegrini, donde un puesto del Ente Turístico Rosario y un grupo de voluntarios distribuyeron información, mapas y pasaportes turísticos. Entre aplausos y fotografías, la gente se agrupó en las esquinas y en el cantero central de la avenida para saludar la llegada de los vehículos aún polvorientos tras un exigente itinerario de casi dos semanas.
Poco después en el Monumento a la Bandera comenzó a vivirse una verdadera fiesta con rosarinos y visitantes de todo el país y del exterior, incluyendo turistas de Francia, Holanda, Inglaterra, España, Brasil, Uruguay y Chile, entre otros que se acercaron a consultar información a la sede del Ente Turístico Rosario. Al mismo tiempo, personal de información turística y más de 30 voluntarios estuvieron recorriendo el área para brindar información y asistencia al público.
En una tarde tórrida pero agradable, la prensa mundial y más de dos millones de seguidores por las redes sociales del Dakar (Facebook, Twitter, Instagram) pusieron la vista en la cuna de la bandera argentina de la mano de esta nueva edición del desafío automovilístico más exigente del mundo.
Mientras caía la tarde, el público pudo disfrutar de los espacios verdes y arbolados del Parque a la Bandera, acercándose en pocos pasos hasta el Parque Cerrado donde, con el río Paraná de fondo, fueron estacionando los vehículos que terminaron la gran aventura del Dakar 2016.
La llegada del rally a Rosario contó con la presencia de altas autoridades nacionales, provinciales y municipales. Estuvieron el gobernador de Santa Fe, Miguel Lifschitz; la intendenta de Rosario, Mónica Fein; el secretario de Turismo de Rosario, Héctor De Benedictis; los secretarios de Turismo de la Nación, Alejandro Lastra, y de Santa Fe, Martín Bulos, y el presidente de la Cámara Argentina de Turismo, Oscar Ghezzi, entre otros.
De esta manera Rosario consolidó su protagonismo en esta competencia internacional, luego de que en 2015 recibiera el último campamento y en 2014 se convirtiera en la sede de largada con un reconocido éxito de organización y asistencia de público.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico