El defensor de Nadia Kesen intentó recusar al tribunal y habrá 34 testigos menos en el juicio

La última pareja de Domingo Expósito Moreno, Carolina Gayá, abrió ayer el debate con su declaración como testigo privilegiada y contó cómo fue la relación que tuvieron ambas parejas antes y después de la sentencia que ordenó la restitución de la nena al padre para que viaje a España. También declaró que "Domi" cruzaba cada tres meses a Chile, por recomendación de su abogada, para mantener su condición de turista. La defensa de Nadia Kesen recusó al tribunal y por acuerdo de las partes se desistió de 34 testigos. Hoy declararán ocho.

El juicio oral y público por el homicidio de Domingo Expósito Moreno comenzó a ayer a las 8:27 en la sala principal de audiencias de la Oficina Judicial de Comodoro Rivadavia. El tribunal fue presidido por el juez penal Mariano Nicosia y se completó con sus pares Jorge Odorisio y Daniela Arcuri. La Fiscalía fue representada por el fiscal general Adrián Cabral y la querella estuvo a cargo del abogado Sergio Romero. Los imputados, en tanto, fueron asistidos por la defensora pública Lucía Pettinari y Guillermo Iglesias, la primera por Sergio Solís y el restante por Nadia Dahlel Kesen.

LAS TEORIAS DEL CASO

A su turno las partes ofrecieron sus respectivas teorías del caso llevado a juicio y en primer término lo hizo el acusador público, quien se refirió a lo ocurrido la noche del 25 de junio de 2014, minutos después de las 22, cuando Gayá, el hijo de esta y Expósito Moreno llegaron al domicilio que compartían en Santa Cruz 590 y fue asesinado por una sujeto que descendió de un auto, el cual el fiscal describió como Volkswagen Gol (dominio FSN 655).
El acusador público sostuvo que probará en el debate que del lado del conductor de ese auto bajó Sergio Solís con su cara tapada con una capucha y portando una pistola Magnun calibre 44, la cual tomó con las dos manos y le disparó en 5 oportunidades a Expósito Moreno, dándole muerte, tras lo cual se subió el auto y se alejó del lugar. Y agregó que el autor fue hasta la casa de Miguel Angel González y le dijo: "me mandé una cagada y si no me crees andá al gimnasio Gatti", donde había sido abandonado el auto.
Esa teoría indica que el plan fue ideado por Nadia Kesen y que en mayo de 2014 compraron el auto utilizado para cometer el crimen y le hicieron inteligencia a la víctima, agregándose que el día del homicidio ambos acusados se mostraron con distintas personas con el objetivo de despistar. En tanto que el 30 de junio la víctima tenía que viajar a España con su hija por orden judicial.
El fiscal calificó el hecho como homicidio agravado por ser cometido por una persona con la que se mantuvo una relación de pareja en calidad de autora intelectual para Kesen, mientras que para Solís se calificó el hecho como autor material e intelectual.

ACLARACION Y RECUSACION

Tras la presentación del fiscal, el presidente del tribunal, previo a discutirlo con sus pares, pidió al acusador público aclarar la calificación jurídica tras hacer saber que no existe la autoría intelectual y, en todo caso, el término técnico sería el de instigación. De manera que se modificó en ese acto al que el juez, además, le consultó si mantendría ese término para Solís o lo dejaría con la autoría, quedándose el fiscal con esta última.
Esa intervención del tribunal fue tomada como una intromisión por parte del defensor Guillermo Iglesias, quien recusó a los jueces y pidió su apartamiento.
"Ha tenido muchas debilidades el proceso. Idear un plan no constituye delito porque no está penado el pensamiento", sostuvo y agregó de esta manera el tribunal le vedó una de las tres teorías del caso que tenía para ofrecer.
Tras una breve deliberación, el tribunal resolvió no hacer lugar a la recusación y tuvo en cuenta la reserva realizada por la defensa ante futuras impugnaciones.
A su turno, la defensora pública cuestionó la calificación impuesta a Solís y sostuvo que la misma debería ser la tipificada en el artículo 79 y 41 bis del Código Penal, homicidio agravado por el uso de arma de fuego, tras lo cual afirmó que su asistido no estaba en el lugar del hecho y por a esa hora se encontraba con su esposa y su hijo en otro sitio.

34 TESTIGOS MENOS

De los 127 testigos que fueron ofrecidos por las partes durante la audiencia preliminar y en virtud de los nuevos hechos producidos entre ese acto y el debate –como lo fue la suspensión de juicio a prueba que se le aplicó al imputado Miguel Angel González–, el fiscal con el querellante y los defensores arribaron a 15 convenciones probatorias y en virtud de ellas desistieron de 34 testigos. Ayer fueron tres los que declararon, por lo que desde hoy en adelante quedarán 90.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico