El depravado no está en el álbum de los sospechosos que tiene la Policía

El chico de 13 años que el lunes al mediodía fue invitado a subir a su auto por un hombre en el barrio San Cayetano, no pudo reconocerlo en el álbum fotográfico de sospechosos que tiene la Policía. Desde principios de mes se registran denuncias por acoso a menores en distintos barrios de la ciudad.

Ya son cinco las denuncias de madres de estudiantes de entre 11 y 13 años por intentos de rapto. El sospechoso sería el mismo. La nueva víctima, un niño de 13 años que el lunes al mediodía fue invitado a subir a un auto, lo describió ante la Policía con "barba prominente", cabello negro entrecano y corto, de unos 40 a 45 años, caucásico, con pantalón jean negro y camisa gris.
Para la Policía sería el mismo que señalaron los otros dos estudiantes que intentaron ser abordados el martes 4 de octubre tanto en la calle O' Donell, como en Código 554 del mismo barrio San Cayetano.
El lunes a las 12:55 el depravado del que no se tenían noticias desde hacía una semana volvió a aparecer. Fue en inmediaciones de la escuela 738, ubicada en Kaiken entre Hugo del Carril y Pieragnoli. Y lo volvió a hacer en un vehículo oscuro. Que para el niño era un Ford Focus negro.
El depravado le dijo: "vamos". Le abrió la puerta del lado del conductor, pero el jovencito no le hizo caso y salió corriendo hacia el colegio donde llegó asustado y contó lo que le había pasado.
Su madre hizo la denuncia en la comisaría Sexta aproximadamente a las 13:30.
El último viernes, a las 9:30, el mismo sospechoso ya lo había abordado, contó el niño. Lo cruzó en el mismo sitio cuando caminaba hacia la escuela y le preguntó el nombre. El depravado le prometió en ese momento volver a buscarlo el lunes. Y cumplió.

UNA CARA SIN NOMBRE
En el caso trabaja la Brigada de Investigaciones, mientras hay que recordar que la Policía de la Seccional Sexta inició tareas de prevención.
Según comentaron las autoridades policiales, el menor y su madre observaron las fotografías de los sospechosos de pedofilia con las que cuenta la Policía para tratar de reconocer al depravado, pero ninguno de los rostros resultó familiar.
Se busca al respecto la colaboración de los vecinos y de todos aquellos que puedan aportar información. Sobre todo se pide la precaución de no dejar que los chicos vayan y vengan solos de la escuela.
Hay que recordar que El Patagónico viene informando a la comunidad desde inicios de octubre sobre la presencia de un depravado en el barrio San Cayetano.
La primera denuncia fue la del martes 4 al mediodía cuando el depravado intentó secuestrar a una niña de 11 años que caminaba junto a su hermano menor por la calle O'Donell hacia el instituto "Hijos del Altísimo". En ese caso el hombre -que también tenía barba- se bajó e intentó subir por la fuerza a la menor, pero su hermano se colgó de la ropa del depravado, quien entonces escapó en una camioneta negra.
A la misma hora otro niño, también de 11 años, iba a la escuela 209 caminando por la calle Código 554 cuando fue abordado por un depravado que lo seguía a a paso de hombre en la misma camioneta negra con vidrios polarizados, pero el niño se resguardó en la casa de un amigo.
El viernes 7, cuando la sociedad ya estaba alarmada por los casos que se hicieron públicos, a metros de la escuela 43 de Kilómetro 3, un depravado también invitó a subir a un auto oscuro a una estudiante. La Policía buscó en las cámaras cercanas y no halló pistas.
Sin embargo hay un caso que creen es aislado porque no tiene las características de los otros. El mismo ocurrió el viernes 30 de setiembre en Diadema Argentina, donde un niño de 11 años fue tomado de la mano por un hombre encapuchado y con una cicatriz en la frente, a metros de la comisaría.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico