El derrame petrolero se extendió por más de 1.000 metros y afectó hogares

Un nuevo derrame petrolero sorprendió a la zona norte de la ciudad en la mañana de ayer y aunque todavía se busca establecer las causas, la hipótesis es que la tormenta anegó una cámara que guardaba restos de hidrocarburo recogidos en la remediación del incidente de agosto, en el que había colapsado un tanque de almacenaje. El río de petróleo y agua que corrió en la zona afectó varias viviendas del sector de Rodríguez Peña este.

El incidente se produjo sobre las 5 de la madrugada de ayer en el yacimiento Zona Central-Cañadón Perdido que YPF opera en Km 9, y las consecuencias eran visibles ayer en la zona de Rodríguez Peña y en el Predio Ferial, luego de que la corriente de agua acumulada tras la tormenta de las horas previas arrastrara el hidrocarburo del otro lado de la ruta, por vía subterránea.
La comunicación oficial con el secretario municipal de Ambiente, Daniel González, se produjo sobre las 9, con lo que efectuó una recorrida en el lugar afectado junto al intendente Carlos Linares. Según informó el funcionario, en el marco de las lluvias de la madrugada el agua proveniente de Ciudadela y alrededores rebalsó la línea de escurrimiento natural, y el caudal acumulado atravesó la planta petrolera de Km 9.
"Hay lugares en los que se acumularon más de 30 centímetros de agua y cruzó toda la planta como si fuera un río", describió, para explicar que si bien aún se intenta determinar la causa, "aparentemente este caudal atravesó una cámara o sitio donde había quedado alojado hidrocarburo del incidente anterior, y lo arrastró generando el derrame que hoy tenemos", expuso, dejando en evidencia que el lugar de almacenaje de los restos de la remediación anterior carece de impermeabilización y que alojó restos por más de cinco meses, dado que el incidente previo referido data del mes de agosto de 2015, cuando colapsó el tanque de almacenaje.

AFECTO A GENTE
González planteó que para determinar de modo fehaciente la causa del derrame era necesario esperar a que bajara el agua acumulada, y especificó que el impacto afectó cerca de 1.000 metros, dado que el escurrimiento de agua e hidrocarburo derivó al arroyo ubicado frente al Predio Ferial, cruzó la ruta de modo subterráneo y quedó en una laguna sobre un sector de ocupaciones donde se alzan alrededor de 30 viviendas.
"Lo que ocurre es que el canal que ya existe en el área había sido intervenido con terraplenes y pipas en el derrame anterior, de modo preventivo en caso de que hubiera otro incidente, pero ahora el agua se impuso a todo esto", consideró el funcionario municipal, para informar que la situación ya estaba controlada en la mañana de ayer, dado que se trató de algo puntual y no existía algún ducto o fuente que siguiera aportando petróleo al lugar.
Señaló en ese contexto que se había delimitado toda la pluma de derrame, aunque había sectores donde era necesario aguardar que el agua bajara para poder limpiar.
Hay que destacar que el área de Ambiente municipal tiene facultades limitadas en el suceso, abarcando solo cuestiones de impacto sobre el ejido, dado que como concedente el verdadero poder de policía y facultades de control recaen sobre Provincia.
Así, desde el ministerio provincial sostuvieron ayer que se investigarán las causas y responsabilidades sobre el derrame, en el que un cuerpo de inspectores trabajaba desde temprano. Así lo informó el director general de la Comarca Senguer-San Jorge, Roberto Jure, quien además destacó que se decidió concentrar los mayores esfuerzos en las zonas más sensibles que pudiesen haberse afectado como consecuencia del derrame, casas y aledaños, y continuar con el total del saneamiento, mientras que se continuará con las inspecciones en días posteriores para fiscalizar el saneamiento.
"Una vez finalizado, se comenzará con la investigación para determinar las causales del incidente y responsabilidades", detalló el funcionario provincial.
El intendente Carlos Linares también recorrió ayer la zona afectada y afirmó que se labrará el acta correspondiente. "Hace un tiempo pasó lo mismo con un tanque, sobre el cual todavía no nos dieron una versión oficial de lo sucedido en aquella oportunidad", cuestionó, para resaltar que "acá falta inversión, o es impericia. Esto pasó hace un tiempo y ahora nuevamente, los retenes no funcionan o existe algún tipo de inconveniente. Primero vamos a remediar todo esto, veremos los motivos y sancionaremos como corresponde".
Abel Boyero, secretario de Obras Públicas, agregó que será necesario realizar obras para que no se repitan este tipo de incidentes.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico