El detenido por el homicidio de Boz afronta la audiencia judicial

La fiscal Cecilia Codina buscará imputar a Emanuel Medina, quien fue detenido el martes como sospechoso del asesinato del hombre cuyo cuerpo fue encontrado calcinado el viernes en una playa cercana a Rocas Coloradas. Al momento de los allanamientos realizados anteayer, el sospechoso utilizaba el automóvil de su empleador, en donde la policía encontró prendas de vestir con manchas de sangre.

El asesinato de Claudio Omar Boz (45) sigue siendo un misterio para los investigadores, más allá de los allanamientos realizados el martes y de las pruebas recolectadas. Todavía no se sabe en qué lugar lo mataron ni quiénes fueron los autores, aunque el compañero de trabajo de la víctima, Emanuel "El Chileno" Medina (28), se encuentra detenido como primer sospechoso.
Tampoco la policía pudo encontrar al dueño de la chacra de Kilómetro 12 donde residía y trabajaba Boz en los últimos meses. Sólo se sabe que abandonó esta ciudad después que el viernes se descubriera el cadáver calcinado en una playa cercana a Rocas Coloradas. La Fiscalía le allanó el martes sus dos domicilios con una orden de detención que no se pudo concretar al no ser hallado.
La víctima que hasta el martes había permanecido como N.N en la morgue del Hospital Regional, hace tres meses que residía en la finca de Kilómetro 12 y prestaba tareas junto a Medina en la cría de aves de corral y conejos.
Por esa razón, llama la atención a los investigadores que el empleador –cuyo nombre no se publica para no entorpecer la investigación- y el compañero de trabajo de Boz no denunciaron su ausencia siendo que compartían muchas horas juntos en la mencionada chacra.
Los elementos que llevaron a la fiscal a solicitar la detención de Medina fueron el secuestro de prendas de vestir con manchas de sangre. Estaban en el interior del Renault 9, propiedad de su empleador. Allí también se incautaron teléfonos celulares.
El rodado permanece secuestrado y se espera que la semana próxima sea sometido a un exhaustivo examen científico para saber si se encuentran rastros de la víctima en el interior. Uno de los métodos se practicará con luminol, una sustancia reactiva para detectar la presencia de sangre que haya sido limpiada.
También los investigadores tendrán que peritar los ocho teléfonos secuestrados en los distintos domicilios allanados. A la vez se realiza un análisis del registro de las cámaras de seguridad en la zona norte de Comodoro Rivadavia con la intención de ver si se observa circular al vehículo secuestrado y conocer si fue utilizado para trasladar el cuerpo.
LE EXTRAEN SANGRE
Durante la mañana de ayer Medina fue examinado por un médico forense del Ministerio Público Fiscal. Se buscaba detectar golpes y marcas que estén relacionadas con una presunta pelea. Además, se le extrajo una muestra de ADN para ser cotejada con los resultados de las restantes pruebas efectuadas.
Por otro lado, fuentes oficiales precisaron a este diario que no se hallaron indicios de una pelea en la finca de Kilómetro 12 donde Boz vivió en los últimos meses. Tampoco se encontraron pertenecías de la víctima.
En ese contexto, la Fiscalía buscará hoy durante la audiencia de control de detención imputar a Medina. A pesar de que fue su compañero de trabajo, el sospechoso negó haberlo visto desde el jueves y tampoco se mostró preocupado por su desaparición.
El resultado de las pruebas científicas serán determinantes para avanzar en el esclarecimiento de la causa que comenzó con el hallazgo del cuerpo quemado en la playa donde la víctima frecuentaba ir a pescar. Permaneció tres días sin ser identificado hasta que un allegado suyo denunció su ausencia y aportó datos que condujeron a su identificación y vínculos.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico