El día en que los gauchos volvieron a cabalgar por el centro comodorense

Igual que en los primeros años de Comodoro Rivadavia, cuando el hombre de campo tenía más protagonismo en la vida del pueblo que la incipiente actividad petrolera y se organizaban cuadreras en las calles de tierra, ayer por la tarde el casco céntrico volvió a llenarse de caballos.

El encuentro gaucho fue organizado por Carlos Oliva y por diversas agrupaciones tradicionalistas de esta ciudad, que con el desfile de ayer marcaron un modo distinto de incluir otra fecha de celebración en el calendario cultural comodorense: el Día Nacional del Gaucho. Se conmemora el 6 de diciembre y tiene en otras ciudades del país, como el caso de Chivilcoy, fiestas de gran escala, que incluyen concursos de entrevero y encierre de tropillas. Incluso exhibiciones de artesanías como el trenzado de sogas.
La fecha de conmemoración se impuso en homenaje a la primera edición de la obra El Gaucho Martín Fierro, que apareció el mismo día de 1872, enlazando así a José Hernández por partida doble como emblema del trabajador rural, dado que en su onomástico, el 10 de noviembre se celebra en el país el Día de la Tradición.
En esta ciudad, las agrupaciones gauchas marcharon ayer con orgullo las calles céntricas tras haberse concentrado en la costanera, donde se ubica el santuario de la virgen de Schöenstatt, desde donde partieron los cerca de 30 jinetes que participaron del encuentro, invitados por la Municipalidad, para llegar al sector costero donde se ubica el Centro de Información Pública.
Rodeados de pequeños paisanitos, perros y hasta potrillitos, como lo manda la imagen gauchesca por excelencia, las dos horas que marcó la concentración en el santuario incluyó guitarreada, payadores y el cancionero tradicional, coloridos testimonios de ese costado cultural de la ciudad que siempre dice presente acompañando las fiestas y desfiles patrios y que esta vez tuvo ocasión de festejarse a sí mismo.
Oliva, como referente de la organización, destacó ayer la importancia de la jornada. "Año tras año tenemos distintas iniciativas para conmemorar el Día, donde cada vez se acerca más gente y eso nos satisface y nos da ganas de seguir trabajando. La idea fue organizar este paseo gaucho por las calles de la ciudad, culminando en el Centro Cultural para hacer entrega de presentes a cada uno de los participantes, en una jornada de compañerismo", valoró.
Además, recordó que el objetivo del desfile tenía por fin recuperar las tradiciones, "pero sobre todo mantener las costumbres: ver cómo la gente anda a caballo, enseñarle a los principiantes, y revalorizar la figura y las tareas cotidianas de nuestra gente de campo".

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico